Los equipos de fútbol juegan la liga bursátil – Revista PLUS

Los equipos de fútbol juegan la liga bursátil

El primer equipo en sacar sus títulos a cotizar fue el Tottenham en el año 1983. Desde entonces, han sido muchos los que se han decidido a saltar al parqué.

Los índices bursátiles no son ajenos a la actualidad futbolística desde 1983, cuando el Tottenham Hostpur se convirtió en el primer equipo en dar el salto al parqué. Ahora, el deporte con mayor número de seguidores en el mundo tiene su propio selectivo, el Stoxx Europe Football, y hasta 23 valores posibles en los que invertir: en él se encuentran algunos de los principales equipos de fútbol de Europa.

Este índice es un poco complejo a la hora de recomendar para realizar una operación, ya que los inversores no se rigen por los supuestos beneficios que pueda llegar a dar el club, sino que se orientan por los resultados que va cosechando el equipo, tanto deportivos como referidos a los posibles contratos que puedan llegar a firmar.

De los 23 equipos que figuran en el Stoxx Europe Football destacan cinco equipos de Dinamarca; cuatro de la liga turca; tres de Portugal e Italia; dos equipos británicos; y un representante de las ligas de Suecia, Alemania, Polonia, Macedonia, Holanda y Francia.

En lo que va de año, el selectivo gana más de un 13%, pero si nos remontamos hasta 2002, año en el que se creó el Stoxx Europe Football, podemos comprobar que las pérdidas superan el 42%.

Valores muy volátilesNo hay una pauta a seguir por los inversores del Stoxx Europe Football. Éstos depositan su confianza dependiendo de la racha del equipo, de los fichajes o de los contratos de patrocinio que se lleven a cabo por el club.

Pero los vaivenes económicos también juegan un papel fundamental en el desarrollo de este índice. Por ejemplo, la reciente intervención al Banco Espírito Santo (BES) de Portugal ha tenido un efecto negativo en el valor del Benfica, del que el banco es uno de sus principales accionistas. Las águilas rojas han caído un 70% en Bolsa desde el pasado mes de abril, mientras que desde que BES fuese rescatado, a principios de agosto, las acciones se han dejado un 15% y sus títulos valen menos de un euro (0,90 euros).

Un caso peculiar es el del Borussia Dortmund, equipo alemán que en los últimos cuatro años ha logrado dos campeonatos de Liga, dos Supercopas de Alemania y ser finalista de la UEFA Champions League. La etapa que vive actualmente es la mejor de los últimos doce años.

A finales de 2002, tras ganar la Bundesliga, el equipo borusser atravesó una crisis bastante importante con una deuda cercana a los 200 millones de euros. Desde 2000 (año en el que empezó a cotizar en la Bolsa de Fráncfort) hasta 2004, las acciones del Borussia Dortmund cayeron más de un 80%. Hasta tal punto llegó la crisis, que el Bayern de Múnich tuvo que prestarle dos millones de euros para poder salir de ella. Los malos tiempos volvieron a arreciar las arcas del club alemán tras la remodelación de su estadio para el Mundial de 2006.

Manchester UnitedNi el Real Madrid, ni el Barcelona, los dos clubes más ricos del mundo, según la revista Forbes, cotizan en ningún selectivo. Y no podrán hacerlo si no se convierten en sociedades anónimas deportivas. Tampoco lo pueden hacer el Athletic Club ni el Club Atlético Osasuna. El capital de estos cuatro equipos pertenece a los socios. En España ha habido algunos intentos por parte del Atlético de Madrid, Sevilla, Valencia y Valladolid para salir a Bolsa, pero estos intentos no fluctuaron, por lo que no hay ningún equipo español que cotice en Bolsa.

Un caso muy diferente es el de Inglaterra. El Manchester United empezó a cotizar en el parqué británico en 1991. En 2002 entró en el Stoxx Europe Football, pero en 2012 el equipo dirigido por la familia Glazer abandonó este índice y empezó a cotizar en la Bolsa de Nueva York. Actualmente, los red devils son el equipo más valioso del mundo que está presente en algún índice bursátil. Su capitalización es de casi 3.000 millones de dólares.

Pese a su salida a Bolsa, los accionistas se muestran reticentes a la hora de adquirir títulos del equipo inglés. Un aspecto importante es la marcha de la empresa y los posibles beneficios que obtendrán en el futuro: el Manchester United no reparte ningún dividendo desde que cotiza en la Bolsa de Nueva York, por lo que la motivación de los accionistas reside en el valor sentimental.

Además de no retribuir al accionista, el Manchester United tiene dos tipos de acciones que, en realidad, quedan resumidas en una. Las de tipo A, en las que cualquier accionista puede comprar títulos, y las de tipo B, que tienen 10 derechos de voto en el consejo del equipo. Pero la familia Glazer tiene el 100% de estas últimas y el 58% de los títulos de tipo A. En definitiva, el 98,7% de la titularidad de las acciones del Manchester United recae en esta familia.

Durante la temporada que acaba de finalizar, las acciones del Manchester United subieron casi un 6% con el despido de David Moyes. Otro aumento importante, de un 3%, fue cuando se dio a conocer que Adidas vestiría a los red devils a partir de 2015 y por los siguientes 10 años a cambio de un total de 940 millones de euros, lo que constituye el mayor acuerdo de patrocinio en la historia del deporte.

Esta temporada, el Manchester United lucirá además en su camiseta la publicidad de Chevrolet, lo que le reportará a las arcas del club 50 millones de euros al año durante las seis temporadas venideras. Los contratos de patrocinio del United cotizan al alza.Sus acciones también.

Fuente: Expansión

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.