Botín, el banquero de España: luces y sombras del financiero más influyente – Revista PLUS

Botín, el banquero de España: luces y sombras del financiero más influyente

El presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, ha fallecido este martes a los 79 años. Deja tras de sí un legado económico de difícil comparación en España, pero, como en todas las grandes sagas familiares y todas las grandes historias de éxito en el capitalismo moderno, el éxito sin parangón de Emilio Botín y la entidad que dirigió arrojan profundas sombras tras la luz del triunfo.

Las luces…

Forjador del primer imperio bancario español

La Asociación Española de Banca (AEB) aseguraba, al conocer la noticia de su muerte, que Botín era «una de las referencias cruciales de la historia financiera y bancaria de España de los últimos 30 años». Y tiene razón. Cuando Botín entró en el banco familiar con 24 años era una entidad diferente a la que se iría conformando en las décadas siguientes y parecía estar en una galaxia diferente del banco que deja.

En los años 80, cuando se convirtió en presidente de la entidad, el Santander no era uno de los grandes y apenas contaba con apenas un 8% de cuota de mercado. En 2013, ya era el primer banco de España con un 20% de la cuota del mercado nacional.

A través de una arriesgada estrategia de internacionalización, una agresiva política de adquisiciones y fusiones (Banesto, Hispano, Abbey) e innovación con productos financieros como las cuentas de alta remuneración, Botín logró, en sus 28 años como presidente, crear un imperio que fue la primera entidad financiera de España, una de las mayores de la zona euro: de los cerca de 3.000 millones de valor de mercado que contaba a finales de 1990, hasta los 91.700 millones de euros de capitalización la actualidad.

Un grupo empresarial que da empleo directo, según sus datos de 2013, a  182.958 personas.

Puso España en el panorama financiero internacional

La estrategia de internacionalización antes mencionada, impulsada por Botín, colocó al grupo cántabro en el candelero internacional y ha llegado a dar servicio a 107 millones de clientes en los diez países en los que tiene presencia. Ha llegado a ser, en los últimos tiempos, el tercer banco del mundo por beneficios y el séptimo por capitalización bursátil. España no es, siquiera, su mayor fuente de ingresos ya que Reino Unido y Brasil, aportan más volumen.

Como muestra del prestigio internacional del grupo, la revista Fortune dijo de él que era «el banquero más astuto de Europa» y su hija y probable sucesora, Ana Patricia, es asesora del Gobierno británico, además de consejera delegada de Santander UK.

Apoyo y confianza en la economía nacional

«Gran embajador de la Marca España» (Rajoy), «una pérdida para España» (Sáenz de Santamaría), «gratitud por su compromiso con España» (Gallardón), los halagos del Gobierno español no se han hecho esperar para esta banquero que, además de dar fama todo lo anteriormente dicho, no dudó en apoyar públicamente las políticas económicas de los últimos tres Gobiernos (cuando le interesó, porque también criticó la creación del banco malo) y que dentro y fuera de nuestras fronteras demostraba una fuerte confianza en la marcha del país, incluso en los peores momentos de la crisis.

Apuesta por la universidad

Como todas las grandes corporaciones internacionales, el Santander de Emilio Botín realizó sus incursiones sostenibles, ya fuera por convicción o por moda, apoyando actividades culturales, educativas, medioambientales, etc. Sin embargo, quizá la labor más destacada en este campo fue la apuesta por la educación superior encarnada en la División Santander Universidades, que desde hace 17 años ha invertido más de mil millones de euros (142 en 2013). Además, antes de su muerte, el pasado julio, dejó comprometidos otros 700 millones de euros para universidades entre 2015 y 2018.

Con más de 1.100 convenios con centros de todo el mundo, esta división realizado labores «relacionadas con programas de becas y prácticas profesionales, proyectos docentes; difusión del español; programas de investigación; relación Universidad – Empresa; nuevas tecnologías -la Tarjeta Universitaria Inteligente (TUI)- y proyectos globales, como RedEmprendia, Universia, CISE y la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes», según reza su página web.

… Y las sombras

Escándalos judiciales y económicos por su gestión…

Los productos de alta rentabilidad, los grandes beneficios evidenciaron, con la llegada de la crisis económica, que no era oro todo lo que relucía. Las inversiones de dinero de sus clientes en la estafa del norteamericano Bernard Madoff, la caída de Banif tras comercializar bonos estructurados de Lehman Brothers, ventas de acciones y productos a clientes no adecuados que supusieron millonarias multas de la CNMV, etc.

Fue procesado por delito fiscal por el asunto de las cesiones de crédito del Santander, productos financieros que evitaban el pago de las retenciones a Hacienda. La Audiencia Nacional archivó el caso el 20 de diciembre de 2006.

También fue investigado judicialmente por apropiación indebida y administración desleal en el caso de las jubilaciones que el Santander pagó a sus ejecutivos, el ex copresidente José María Amusátegui y el ex consejero delegado Ángel Corcóstegui, tras su salida de la entidad. Fue absuelto por la Audiencia Nacional en 2005 y por el Tribunal Supremo en 2006.

En febrero de 2007 la Audiencia Provincial de Cantabria también archivó el procedimiento abierto contra él por la presunta comisión de varios delitos derivados de la entrega del uno por ciento de las acciones de Banesto a 13 directivos en 1994.

… y por su situación fiscal, que quedan sin castigo

No todo los casos que rodearon en los últimos años a Botín tuvieron que ver con su afán empresarial. Hacienda le investigó y a varios familiares suyos por presunto fraude fiscal, a la luz de la regularización que practicaron ante la Agencia Tributaria. Los doce miembros de la familia Botín presentaron 72 declaraciones del IRPF y del Impuesto sobre Patrimonio de entre 2005 y 2009 por los activos de la herencia familiar en Suiza, lo que les llevó a pagar a Hacienda unos 200 millones de euros.

La Audiencia Nacional archivó en mayo de 2012 la causa y dejó una sensación de impunidad, después de que la propia Agencia diera varios avisosos y oportunidades a los encausados para regularizar su situación.

Por cierto, el apellido Botín también formaba parte de la ‘lista Falciani’ de grandes evisores fiscales que facilitó a las autoridades Hervé Falciani, el informático francoitaliano y exempleado del banco británico HSBC en Ginebra.

Sus indisimuladas relaciones con el poder

Ser el presidente del mayor banco de España durante décadas colocó a Botín siempre cerca del poder (visitó la Moncloa varias veces y con distintos presidentes) y nunca ocultó sus intenciones de influir cuando hablaba sobre la actualidad. Elogió el programa económico del PP en la época de Aznar, apoyó a Zapatero, fichaba cargos venidos de UCD, PP o PSOE y, aunque ahora había perdido cercanía con el poder en favor del presidente del BBVA, ha alabado en diversas ocasiones las políticas económicas del Ejecutivo de Rajoy (aunque también hizo lo contrario como cuando dijo que «no le gustaba la idea de crear un banco malo»).

Un buen exponente de las puertas giratorias en este país que le ha permitido tener en nómina, en algún momento a nombres como Leopoldo Calvo Sotelo, Abel Matutes, Luis Ángel Rojo (exgobernador del Banco de España) o Rodrigo Rato. Unas relaciones que se antojaban importantes para eludir algunas responsabilidades o, por ejemplo, obtener el indulto del consejero Alfonso Sáenz, en tiempos de Zapatero.

Su papel ‘no reconocido’ en la crisis

Durante la crisis económica que lastra a España (y al mundo) desde 2008 Botín siempre defendió que su entidad tuvo «muy poca culpa de la crisis», a pesar de ser la mayor entidad del país y haber caído, como se ha visto, en prácticas habituales en el sector, y cargó con ella a las cajas de ahorro.

También polémica, aunque comprensible, fue su defensa de la política hipotecaria sobre desahucios y sus críticas a la ley de vivienda andaluza, que aseguró que estaba «muy mal, fatal».

Fuente: 20 minutos

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.