Empezó a desaparecer una generación de importantes empresarios españoles – Revista PLUS

Empezó a desaparecer una generación de importantes empresarios españoles

El sector empresarial de España no se había despedido de Emilio Botín, fallecido líder del Banco Santander, por quien se realizó una ceremonia religiosa el pasado sábado organizada por sus familiares, cuando se conoció que Isidoro Álvarez, cabeza de la firma El Corte Inglés, había fallecido a sus 79 años en Madrid, producto de una crisis cardíaca.

En menos de cinco días desaparecieron dos de los líderes más importantes del viejo continente. Botín, por su lado, logró convertir a su grupo financiero en un emporio de US$117.425,52 millones y Álvarez, en su último anunció de resultados anuales al cierre de agosto, reveló que la firma de distribución obtuvo en 2013,  un histórico volumen de ventas de US$10.940 millones, que representa 59% del total de la compañía.

Al  economista de 79 años, graduado de la Universidad Complutense de Madrid, nadie le regaló nada al interior de la organización pese a que fue fundada por su tío Ramón Areces en 1940. Tardó 30 años demostrando su talento antes de estar en la cima de los cargos directivos.

Llegó en 1959 como consejero de una de las áreas administrativas y siete años después fue nombrado vicepresidente de una de las compañías que conformaban el emporio. En 1989, tras el fallecimiento de Areces, fue calificado como el más idóneo para dirigir las riendas de El Corte Inglés, y se mantuvo como presidente hasta su deceso el pasado domingo.
Aunque al cierre de esta edición aún no se conocía el nombre oficial del sucesor, es muy posible que Dimas Gimeno, director general del grupo y sobrino de Álvarez, sea quien reemplace al empresario en el cargo.

En el caso Botín, la herencia del puesto, también se quedó en la familia y a un día de su fallecimiento, se conoció que su hija, Ana Patricia Botín, sería quien asumiría la responsabilidad de dirigir la mayor empresa de la Bolsa de España.

La decisión tomada por  La Comisión de Nombramientos y Retribuciones de Santander, conformada por 15 miembros, no sorprendió porque el nombramiento de la banquera se venía gestando desde hace varios meses, según comentan fuentes cercanas a la organización.

La nueva líder del Banco Santander, nació en 1960, llegó al banco fundado por su familia en 1989, después de haber trabajado por siete años en el banco de inversión estadounidense JP Morgan. Fue presidenta de Banesto entre 2002 y 2010, cuando asumió la responsabilidad de la filial de UK.
Para Hernándo Rodríguez Figueroa, especialista en finanzas corporativas y de empresas la desaparición de los ejecutivos podría generar incertidumbre y esta a su vez, causar perdida de valor en las dos empresas.

“En el caso de Botín, por ejemplo, las acciones del Banco Santander podrían mantenerse con un valor bajo, mientras la nueva Presidenta de luces de una buena gestión”.
La opinión del experto coincide con la primera respuesta de los inversionistas a la noticia del fallecimiento de Botín que situó las acciones de Santander al frente de las caídas en la apertura del Ibex 35 el pasado 10 de septiembre.

En los primeros cruces de esa sesión las acciones del banco cedieron 1,2%. En apenas cinco minutos, sus títulos alcanzaron 2% de caídas, llegando a US$9,67.
Entre los principales retos que tendrán que enfrentar las nuevas ‘caras’ de los emporios, según Rodríguez,  estarían la revisión del programa de operación sectorial y trabajar en el fortalecimiento de la promesa de valor de las compañías.

Dice José Manuel Restrepo, rector del Cesa, que los reemplazos de los líderes fallecidos, deberán continuar con las labores de sus fundadores, pero con estilos gerenciales renovados. “Este tipo de grupos, por lo general, están preparados para los procesos de sucesión y en estos casos puntuales, estoy casi seguro que ya se tenía el plan definido, lo triste en el caso del Banco Santander es que Botín, era un hombre que estaba comprometido con los temas de educación superior en el mundo. Creo que el banquero tuvo una gran sentido filantrópico, en especial para temas latinoamericanos”, agregó Restrepo.

El Corte Inglés
La empresa dedicada a la pequeña, mediana y gran distribución de textil, alimentación, perfumería y otros, fue fundada en 1940 por Ramón Areces en Madrid, donde aún opera su casa matriz, en la Calle Hermosilla número 112. Actualmente la empresa cuenta con un promedio de 96.678 empleados y 12 filiales: Hipercor, Bricor, Supercor, Opencor, Sfera, Óptica 2000, Viajes El Corte Inglés, Informática El Corte Inglés, Investrónica, Telecor, Seguros El Corte Inglés y Financiera El Corte Inglés.

Banco de Santander
El grupo financiero fue fundado en 1857 en España. El año pasado fue  el primer banco de su país de origen y el 18 del mundo por volumen de activos. La banca minorista, que aportó 82% del beneficio del banco en 2010, es su principal área de negocio.
Cotiza en la Bolsa de Madrid y forma parte del IBEX 35 así como del Dow Jones Euro Stoxx 50. Cerró 2013 con una capitalización bursátil de US$95.569 millones, convirtiéndose en el primer banco de la eurozona y 11 del mundo por capitalización.

Por: Natalia Arteaga Rubiano

Fuente: La República

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.