Las Tres Calacas: platos a la mexicana en Asunción – Revista PLUS

Las Tres Calacas: platos a la mexicana en Asunción

El Chavo del 8 y la Chilindrina te reciben en la entrada, un mundo de colores se abre al paso, muñecos colgantes de mariachis, cuadros de Frida Kahlo, globos, sombreros y las infaltables calaveras sonrientes y pintorescas, ambientan cada rincón de Las tres calacas, un local al puro estilo mexicano.

Todo surgió de una relación de amor… expresa entre risas al inicio de la entrevista Florencia Boffi, propietaria del restaurant. Ella es dueña de una agencia de eventos artísticos, y en un viaje a Cancún conoció a Carlos Salazar, su esposo que en ese entonces se desempeñaba como gerente de una cadena de restaurantes.

“Nuestra idea era hacer una fusión de comida, diversión y arte, eso en Cancún se ve mucho pero no sabíamos si iba a resultar acá ya que no se maneja un flujo elevado de turistas todo el tiempo. Nos arriesgamos con la propuesta para ver si la gente se animaba, estando en su día a día, a pararse a cantar, bailar y hacer de cuentas que está fuera del país.”

De esta forma el proyecto comenzó a gestarse desde México con la idea fija de mostrar la amplia cultura que tiene el país azteca. Conseguir un ambiente bien representado de la cultura artística y tradicional mexicana que impacte visualmente a los concurrentes fue un desafío muy bien logrado por esta pareja de emprendedores.

“Las calaveras del techo las hicimos nosotros, forramos las sillas, armamos el espacio de Frida Kahlo, toda el área del Chavo del 8 al cual le hicimos un homenaje, pusimos un altar bien ranchero de la Virgencita de Guadalupe, tallamos algunas calacas, casi todo está hecho a mano” comenta la entrevistada.

Asimismo, forman parte de la decoración la catrina, las mascaras de catch, los alebrijes que son un arte muy popular del norte del país azteca, la fuente de agua del ángel soplón y la palapa con las estrellas de mar en su rincón exclusivo que recrea el mar de Cancún.

En el lapso de un año lograron traer todos los artículos decorativos e insumos para el restaurant, pero solo les llevó dos meses montarlo por completo. “Éramos los albañiles también porque pintábamos las paredes, tuvimos que romper otras y cerrar el frente que era un espacio abierto porque cuando llovía la gente ya no entraba. Como todo lugar que recién se abre, no esperábamos una cantidad masiva de gente, pero hubo una cola de personas esperando afuera, nos superó el servicio porque no estábamos preparados y al día siguiente ya contratamos más personas para dar abasto.”

En aquel tiempo la zona era menos concurrida pero actualmente es una de las más representativas en el ambiente gastronómico. “El que viene hacia la calle Cruz del Defensor de Villa Morra, tiene una gran variedad de opciones para comer. Todos le empiezan a llamar la zona dorada de la gastronomía y realmente es ideal para eso. En nuestro caso es mejor reservar, aunque también dejamos mesas libres y no saturamos el lugar porque siempre viene gente sin reserva. Tenemos una capacidad para 120 personas aproximadamente.”

La elección del peculiar nombre también tiene su simbolismo. Explica Florencia que el tres es el número de la suerte de la pareja y calacas (expresión coloquial mexicana que proviene de la palabra esqueleto), hace referencia a una de las fiestas más importantes que se celebran el 2 de noviembre en México, el día de los muertos. En el techo del local se puede observar tres calaveras en bicicletas como representación del nombre.

Sin embargo, no cabe duda que el condimento principal en esta mezcla culinaria y artística es la diversión. Los meseros que brillan por su espontaneidad, son en su mayoría estudiantes de teatro y bailarines, y están disfrazados de los protagonistas del Chavo entre otros personajes cómicos. “Los que atienden a la gente están medio tocados, eso es importante recalcar para que el que venga sepa qué se va a encontrar. Ninguno fue nunca mesero pero acá los entrenamos. Ofrecemos diversión y comida desde que abrimos hace un año cinco meses. Pensamos que a la gente no le iba a gustar pero nos quedamos con la boca abierta por su reacción, hay personas que nos dijeron ‘me olvidé que estaba en Asunción y me trasladé a mis vacaciones’, la gente acá se siente en su casa, hacen lo que quieren y eso a nosotros nos gusta” recuerda la entrevistada.

¿Qué comemos? La oferta culinaria de Las tres calacas va desde quesadillas, nachos, muslitos de pollo, tacos, queso kuratu, ceviche, costillitas de cerdo con salsa barbacoa, entre otras especialidades de la casa. Un dato interesante que también sorprendió a Florencia fue que la verdadera ensalada César es de origen mexicano, razón por la cual se destaca en el menú.

Un lavamanos con una canilla, una trampa de ratón gigante, carritos de madera antiguos o un cocodrilo gigante para los niños, son los originales platos en los que son servidas las comidas. En lo que se refiere a las bebidas cuentan con más de 30 variedades de tequilas.

“Le dimos también diversión a cómo te llega la comida, le dimos el detalle a cada cosa. Constantemente estamos innovando para no cansarle la vista a la gente, tanto en los bailes y cantos que hacemos como en la comida, todo es variado hay sabores para todos.”

Con un adelanto de lo que serán sus planes para este año, cierra la entrevista Florencia. “Muchísima gente extranjera nos vino a pedir franquicias, de Canadá, Colombia, Brasil, Argentina, Chile porque dicen que este tipo de local temático no hay en su país. Para este 2015 ya estamos con un segundo proyecto que está ubicado aquí a la vuelta. Se llama Condesa, es una nueva propuesta pero no es lo mismo que Las tres calacas. Tenemos miles de ideas locas más, siempre mezclando el arte con la comida.”

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.