La Reserva Natural del Bosque Mbaracayú cumple 24 años de creación – Revista PLUS

La Reserva Natural del Bosque Mbaracayú cumple 24 años de creación

Este sábado 27 de junio se conmemoran 24 años desde la firma del convenio que dio origen a la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú, compuesta de 64.405,7 hectáreas, el último bloque de bosque continuo intacto de ese tamaño que permanece inalterable en la región oriental del país y que pertenece al amenazado ecosistema del Bosque Atlántico Interior. La Reserva Mbaracayú es administrada por la Fundación Moisés Bertoni.

La base legal para la protección de la Reserva Mbaracayú está dada por un Convenio Internacional: “Convenio para Establecer y Conservar la Reserva Natural del Bosque del Mbaracayú y la Cuenca que lo rodea”, que fue firmado el 27 de junio de 1991, por el Gobierno del Paraguay (Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Agricultura y Ganadería y Ministerio de Hacienda), por el representante residente ante el Paraguay de las Naciones Unidas; The Nature Conservancy, y la Fundación Moisés Bertoni. Este Convenio fue posteriormente aprobado y ratificado por Ley de la Nación paraguaya nº 112 de 1991, creando a perpetuidad no sólo dicha área protegida sino una zona de uso múltiple dentro de la cuenca hidrográfica que rodea a dicha Reserva: la Cuenca Alta del Río Jejuí que abarca un área cercana a 300 mil hectáreas. Dentro de esta superficie se encuentran asentados unos 16 mil pobladores.

Reserva de Biósfera

En noviembre de 2000, la UNESCO designó a la cuenca alta del Río Jejuí (área de 322.850 hectáreas que circunda la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú – RNBM) como Reserva Mundial de Biósfera, la primera en Paraguay.

La Reserva Natural del Bosque Mbaracayú constituye el área núcleo de la Reserva de Biósfera del mismo nombre. Esta área es la mayor masa continua del Atlántico del Alto Paraná en el Paraguay, además de ser el área protegida mejor manejada del país.

Educación Ambiental

Desde el año 2009, se ha establecido el Centro Educativo Mbaracayú (CEM), un Colegio Técnico Ambiental en la modalidad de internado para jóvenes indígenas y campesinas; integrando elementos ambientales, sociales y económicos.

Protección de la biodiversidad

Dentro de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú se han identificado 19 comunidades naturales, entre las que se incluyen: bosques de altura y estructura variable, campos cerrados, esteros, lagunas, pastizales, cuevas, ríos y nacientes. Estos ecosistemas presentan una gran diversidad de especies de animales y plantas, habiéndose registrado hasta el presente: 161 especies de pteridó‑tas (helechos), 927 especies de plantas fanerógamas (plantas superiores), 89 especies de mamíferos, 409 especies de aves (62 especies endémicas del Bosque Atlántico del Alto Paraná – BAAPA), 22 especies de an‑bios, 21 de reptiles, 166 especies de lepidópteros diurnos (mariposas diurnas), 52 de coleópteros (escarabajos) y 146 d Región Oriental e himenópteros (avispas, abejas).

Conservación de la naturaleza

Para la Fundación Moisés Bertoni, la conservación de los recursos naturales no puede estar disociada del concepto más amplio del desarrollo territorial, por lo cual buscamos constantemente la creación de valor ambiental, social y económico en los territorios en donde operamos.

En términos de los trabajos de conservación, tenemos un compromiso a perpetuidad con la sociedad paraguaya y global de mantener la integridad de las 64.405,7 hectáreas de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú, el último bloque de bosque continuo intacto de ese tamaño que permanece inalterable en la región oriental del país y que pertenece al amenazado ecosistema del Bosque Atlántico Interior.

Por otra parte, la Fundación Moisés Bertoni también es propietaria de la Reserva Natural Privada Tapytá, de 4.736 hectáreas y que se encuentra ubicada en el sur del país, también perteneciente al Bosque Atlántico del Alto Paraná (BAAPA).

Un trabajo profesional de manejo de las Reservas, que incluye actividades de patrullaje, monitoreo e investigación científica constante, nos permite profundizar sistemáticamente el conocimiento de estas importantes áreas protegidas.

En términos sociales y económicos, el trabajo de la Fundación se extiende más allá de los límites de las Reservas, vinculándose activamente con los habitantes del área de influencia de manera a proponer un modelo de desarrollo integral e inclusivo en todo el territorio.

Comentarios