Éxito y fracaso: ¿2 caras de la misma moneda? – Revista PLUS

Éxito y fracaso: ¿2 caras de la misma moneda?

* Publicada en la edición impresa de Revista PLUS Julio 2016

Pocas palabras son tan usadas y muchas veces manoseadas como la palabra éxito. Sin embargo, el cierre de todo el proceso persona es poder definir qué es el éxito e insertarlo en el proyecto de vida.

Es curioso el origen de la palabra éxito. Viene del latín exitus que significa “salida”, término, fin. Los ingleses la adoptaron como exit y le atribuyeron ese significado. Para ellos éxito es “success”.

En un principio cuesta relacionar la palabra “salida” con la acepción de éxito que nosotros tenemos en español. En castellano se entiende por éxito la salida o fin de un negocio, un examen, etc, pero con buenos resultados.

Se refiere al efecto o la consecuencia acertada de una acción o de un emprendimiento. Su raíz se hace más o menos evidente según el contexto en que usemos esta palabra, ya que muchas veces expresa “sobresalir”, “salir por encima de la competencia”, “salir de la oscuridad del anonimato“.

Si le preguntas a una persona qué significa éxito para ella, quizás lo relacione con el reconocimiento público de su trabajo o tarea.

“Nuevo éxito de Lionel Messi: se corona como el máximo goleador en la historia del FC Barcelona”, “El cantante se presentó con gran éxito en Chile, donde reunió a más de 200.000 espectadores”. La sociedad suele establecer una relación entre éxito, riqueza material y fama.

División

Esta visión distorsionada y pobre de la realidad, afecta a muchísimas personas, generando un esquema simplificado de la vida que separa a exitosos de fracasados. Y es justamente esta última palabra la que, al ser tomada como contrapartida de la primera, genera aún más confusión.

Es decir, la noción de éxito es subjetiva y relativa. Depende totalmente del propio proyecto personal y de las variables que una persona atribuya aconseguir sus objetivos. Si bien está asociado para muchos con la victoria y laobtención de grandes méritos, el éxito puede ser parte de la vida cotidiana y sertambién una experiencia íntima y privada.

En lo que hace a la subjetividad, podemos decir que cada vez que nosproponemos algo y lo conseguimos, sea mejorar nuestras condicioneslaborales, aprobar un examen, dejar de fumar o simplemente ahorrar dineropara darnos un gusto, somos exitosos.

Para entender lo relativo del concepto, tomemos un caso como ejemplo: eléxito en una competencia automovilística suele ser terminar en el primer lugar.

Sin embargo, si un piloto largó desde el último puesto y llegó segundo,también puede considerar su participación como un éxito. Lo mismo con aquelque, con un presupuesto mucho menor que el de sus competidores, terminó enlos primeros puestos, aunque no haya triunfado.

Efecto en el cerebro

En neurocoaching, contamos con un impresionante estudio de la Universidadde Yale que habla del efecto del éxito en el cerebro, indicando que activa elcerebro en su totalidad. Ojo que también lo hace el fracaso.

“Ganar o perder importa mucho, al menos a nivel cerebral. Las señales que segeneran en el cerebro cuando una persona tiene éxito o cuando fracasa no seprocesan en una zona restringida de la corteza cerebral, como la zonaencargada de procesar las recompensas. Las conexiones neuronales en estoscasos se extienden prácticamente por todo el cerebro, según revela un estudiode la Universidad de Yale (EEUU) que aparece publicado en la revistaNeuron.

Esto lleva a los autores a pensar que «todo el cerebro «se preocupa» por el éxitoy el fracaso, por ganar y perder, porque estos acontecimientos son realmente importantes para el aprendizaje en todos los ámbitos».

En otras palabras, todo el cerebro está involucrado en procesar las señales que se generan a partir de los resultados de las decisiones, «por ejemplo, para ajustar procesos de percepción y movimiento», afirma Vickery.

El miedo al éxito

Guillermo Coria, gran tenista argentino, perdió la final de Roland Garros 2004 tras desaprovechar dos match points ante su compatriota Gastón Gaudio. Coria, por entonces casi imbatible en polvo de ladrillo, iba directo al título tras ganar los primeros dos sets (0-6, 3-6).

– Cuando estabas dos sets arriba y dominando a Gaudio, ¿pensaste en todo lo que vendría si ganabas el trofeo?

– Me pasó eso, en realidad. Estaba tranquilo tenísticamente, lo veía a Gastón el día anterior y lo notaba incómodo. Mi único miedo era que no me vinieran malos pensamientos y acalambrarme. Todo lo que al final pasó era lo que yo temía.

Fue impresionante. Coria era muy superior a Gaudio. Dos sets arriba eran casiimposibles. Y entonces ocurrieron los calambres. Plátanos, masajes, dolor… ycaída. ¿El miedo al éxito? Para mí sí.

Entendemos como miedo al éxito cuando alguien que está cerca de alcanzar alguna meta personal desarrolla una acción, ya sea inconsciente o consciente,para no prosperar.

Las causas de esta particularidad se encuentran en la posible vinculaciónmentaldeléxitoconconsecuenciasnegativas, como un incremento de laresponsabilidad o un alejamiento de los seres queridos. Tenemos frenadores deéxito grabados a fuego en nuestro interior; creencias limitantes que operan cadavez que tenemos posibilidad de alcanzar algo que deseamos en lo profundo.

Otras veces el origen está en una pobreautoestimaoconceptodesímismo.No merezco el éxito. Es que a veces en lo profundo de nuestro ser no ansiamoslo mejor para nosotros, moviéndonos hacia resultados satisfactorios y beneficiosos.

Quizás porque tenemos al fracaso o porque preferimos la falta de éxito a buscarlo y no conseguirlo. ¡Qué pena! ¿No? Escuché una frase ayer que me hizo todo el sentido: “veo gente que vive como pobre por temor a serlo” ¡Guau!

Pero lo realmente importante es revalorizar el fracaso como aprendizaje. Fracasar es un paso en el camino del éxito. Rara vez alcanzamos lo que queremos sin haber tenido la enseñanza que nos da el fallo. Esto no es mera palabra de consuelo: realmente el fracaso es necesario para ser exitoso. Y sucumbir ante el fracaso es también una señal que el objetivo no era lo suficientemente firme y fuerte como para movilizarnos y hacernos perseverar.

Los pasos del éxito

1. Trabajar inteligentemente: Definir qué vale la pena para invertirnuestroesfuerzo y dedicación.

2. Optimismo: Muchas veces vemos personas que en teoría estánavanzando hacia lo que quieren y sin embargo tienen una cara amarga,un cuerpo laxo, una actitud negativa. El optimismo es ser capaz de“ver” y sentir ese futuro prometedor al que vamos. El éxito es dequienes pueden poner su pasión al servicio de esa visión futura yalcanzar su máximahabilidad para conseguirla.

3. Sistemasdeapoyo: Para llegar al éxito necesitamos personas yconstruir con ellas una relación potente, profunda y simétrica en la queambos somos mutuamente útiles.

4. Confianza y lealtad: Significa mantener el respeto por nosotrosmismos, saber cómo y con quiénes estamos aliados, y respetar aquienes trabajan con nosotros. El respeto fortalece la lealtad. Ser fielcon uno mismo, no engañarse, mantenerse leal a la meta y también a loscompañeros de ruta.

Confía en ti mismo, porque ello hará que losdemás confíen en ti. Aprende lo necesario como para estar seguro deque tus habilidades y conocimientos pueden llevarte al éxito. No dejesde intentarlo una segunda vez cuando la primera no salió bien;prepárate mejor y confía en tu capacidad de lograr tu objetivo.

5. Disciplina: Que implica una rutina de trabajo bien planificada y unsistema de administración de la propia eficacia que ayude a maximizarel uso del tiempo.

6. Protagonismovital: Estar muy alerta porque siempre hay algo queestá sucediendo a nuestro alrededor que nos podría brindar algo valiosopara nuestro objetivo. Pueden ser conocimientos, apoyos, recursos…

7. Proactividade iniciativa: Dicen que en una entrevista que lehicieron a Rockefeller le preguntaron el secreto de su éxito.Rápidamente él le dijo a su entrevistador, ¿ves esa silla? Sí claro, lecontestó el hombre. Pues yo la vi primero, le respondió Rockefeller.

Es una clara representación de la iniciativa, de ir adelante, de serproactivo. Si quiero que algo funcione para mí no puedo quedarmeesperando que me digan qué tengo que hacer. Debo dar el primer pasoe ir hacia adelante. La iniciativa requiere interrogar los propios miedosa fallar y aprender de los errores. También se refiere a ser persistente ya no desmayar, intentarlo hasta el final.

8. Enfoque: Es la habilidad para resistir a la tentación y mantenerse en elrumbo de concentrarse en sus objetivos con determinación y decisión.

9. Condición mental, física y moral: Tu equilibrio vital, cómo tesientes, es clave en tu éxito. La relajación, el descanso, el equilibrioemocional, los buenos hábitos alimenticios y de sueño, la eliminaciónde los excesos en la vida, son la clave para conseguir lo que uno quiere.

10. Destreza o habilidad: Durante el proceso de llegar al éxito vanapareciendo tareas y actividades concretas necesarias para cumplir losobjetivos. Tu coachee necesita volverse un experto habilidoso en esasáreas. Debe trazar un plan que le permita priorizar lo que necesita sabery así ampliar su conocimiento y desarrollar una profunda habilidad enel campo de actividades que contribuyen con su crecimiento personal yprofesional.

El verdadero éxito se logra sólo a través de la satisfacción de saber que hicimostodo lo que pudimos; no es más que disfrutar de los retos aun cuando tenganmayores grados de dificultad. El éxito no es perfección, es prueba y error.

¡Lánzate! Mereces alcanzar la mejor versión de ti mismo.

Marita Abraham
Neurocoach y speaker internacional.
“El éxito desde la perspectiva del neurocoaching”.
marita@maritaabraham.com

2016-07plus

Revista PLUS 10 años: 2006/2016

Suscríbete hoy a la edición impresa por solo G. 360 mil por 12 meses (ahorro del 25%) y recibe nuestra revista en la comodidad de tu oficina u hogar.

Puedes hacerlo haciendo click en el siguente link: Suscripciones Revista PLUS

También puedes llamarnos al (595 21) 230 640/2; o enviando un e-mail a suscripcionesplus@revistaplus.com.py

O escribirnos en Twitter: @RevistaPLUSPY

Además estamos en Facebook

Disfruta de toda la información de la revista de economía, finanzas, empresas y negocios más influyente de ‪#‎Paraguay desde el 25 de marzo de 2006.

 

Comentarios