¿Agro, industria o servicios? – Revista PLUS

¿Agro, industria o servicios?

 

* Crédito columna: Guillermo Sicardi

* Publicada en la edición impresa de Revista PLUS Julio 2016

En casi todas partes del mundo la industria tiene peso, fama, historia y poder.

No hay país que no tenga un Ministerio de Industria, una Cámara de Industrias o que los dirigentes sindicales más importantes provengan de organizaciones sindicales fabriles. Algo similar sucede con el agro.

Sin embargo, casi no existen los Ministerios de Servicios, cuando es el sector que aporta más al PBI global.

Además prácticamente no hay gobierno en el orbe que no haya tenido una política de “promoción industrial”, de “protección de la industria nacional” o subsidios para “proyectos industriales de interés nacional”.

Pero casi nada de esto existe para los servicios como la banca, el desarrollo de software, la educación a distancia, telecomunicaciones, consultoría, seguros, telemedicina, diseño industrial o asesoría fiscal, quienes no suelen recibir ni subsidios, ni prebendas ni tienen Ministerios que los amparen.

Sin embargo, son los servicios (y no el agro ni la industria) los que aportan más al PBI y los que lo seguirán haciendo. Así lo muestra el Banco Mundial en sus informes que detallan la evolución del PBI mundial desde 1993 a 2015, donde la caída del agro y la industria es abismal, mientras el crecimiento de los servicios es exponencial.

info-edi-121-1

Profundizar la educación

Los países subdesarrollados generan su mayor PBI en base al agro, actividad primaria, donde es la naturaleza la que provee; mientras que en los países desarrollados son los servicios.

Las patentes de invención y el conocimiento son los que generan riqueza, donde es la mente la que provee. Parecería que aplica aquello de que “lo que Natura non da, Salamanca non presta”.

Si bien el mundo se tendrá que alimentar hasta el último minuto y en América Latina estamos felices de ser “el granero del mundo”, no dejaremos de ser países subdesarrollados hasta tanto no desarrollemos nuestras mentes y nuestro valor agregado.

Para hacerlo, es imprescindible apelar a 3 medidas básicas:

1) Una súper conexión a Internet para estar súper interconectados con el mundo. Ninguna empresa de porte mundial que desarrolle software, contenidos multimedia, publicidad o gestione un call center, podría instalarse en un país donde para subir un archivo pesado, bajar un video o hacer una teleconferencia haya que esperar horas o sufrir varias interrupciones.

2) Una educación de calidad, enfocada en las aplicaciones prácticas de los conocimientos teóricos y con una fuerte vinculación con el mundo empresarial para preparar a los técnicos y profesionales que las empresas de hoy y de mañana reclaman: software, nanotecnología, animación 3D, impresión 3D, robótica, domótica, e-learning, consultoría, coaching corporativo o innovación.

3) Una legislación que fomente el emprendedorismo, la asunción de riesgos, la innovación y premie la excelencia en vez de buscar recaudar para financiar estados ineficientes, con servicios mediocres o políticos corruptos.

Desaparición de empleos

Un reciente estudio de la Oxford Martin School de Inglaterra, (http://www.oxfordmartin.ox.ac.uk/coverage/view/1423) pronostica que nada menos que el 47% de los empleos que hoy conocemos, están amenazados a desaparecer en los próximos 20 años por los avances de la ciencia, la robótica y la tecnología.

Y no solo serán los empleos “manuales”, sino que habrán muchos empleos “intelectuales” que no tendrán sentido: contadores para liquidar impuestos, escribanos para certificar papeles o profesores universitarios para dar clases presenciales.

Los que más desaparecerán serán los empleos rutinarios, que son los que generalmente se generan en las industrias manufactureras: textiles, automotrices, alimentos o frigoríficos.

En este último punto es interesante comparar la cantidad de mano de obra, salarios y beneficios que reciben los trabajadores de la industria cárnica para faenar reses (con prácticamente los mismos instrumentos que utilizaba el Hombre de Neardental: un cuchillo y un garfio de metal) con un frigorífico robotizado.

Pueden ver en este link (https://www.youtube.com/watch?v=KqVoBX68ydo) cómo se faenan miles de animales con robots y un solo operario, quien, por supuesto, debe ser especialista en software o en robótica.

Podemos seguir con una infinidad de ejemplos en diferentes industrias, como en la de la construcción, un clásico refugio para la mano de obra no especializada que hoy será sustituida por métodos eficientes de construcción, como las nuevas impresoras 3D chinas, que mezclan desechos plásticos con cemento y construyen 10 casas de 200 metros cuadrados en un día.

Revolución de la inteligencia

En una conferencia realizada por el PhD Ing. Jorge Grünberg, rector de la Universidad ORT de Uruguay, “La revolución de la inteligencia”, muestra como en 1990 las 3 grandes fábricas automotrices de Estados Unidos (GM, Ford y Chrysler) facturaban 250 billones de dólares y empleaban a 1.200.000 empleados, donde se facturaba unos 200.000 dólares por empleado.

Pero en 2014, las tres 3empresas tecnológicas de EEUU (Facebook Google y Apple), ingresan lo mismo que las automotrices, pero con solamente 137.000 empleados, donde cada uno factura 1.800.000 dólares per cápita. El nuevo capitalismo genera mucha más riqueza, con menos personas, pero muchas más capacitadas.

Sin dudas que el agro y la industria tienen un importante lugar en nuestras economías y podemos seguir celebrando el día de la industria y tener Ministerios y Cámaras que los agrupen, pero deberíamos pensar si en América Latina no deberíamos tener más “Ministerios del Conocimiento” y “Cámaras Empresariales de Servicios e Innovación”.

Sería una buena manera de transitar en forma más efectiva el complejo Siglo XXI.

2016-07plus

Revista PLUS 10 años: 2006/2016

Suscríbete hoy a la edición impresa por solo G. 360 mil por 12 meses (ahorro del 25%) y recibe nuestra revista en la comodidad de tu oficina u hogar.

Puedes hacerlo haciendo click en el siguente link: Suscripciones Revista PLUS

También puedes llamarnos al (595 21) 230 640/2; o enviando un e-mail a suscripcionesplus@revistaplus.com.py

O escribirnos en Twitter: @RevistaPLUSPY

Además estamos en Facebook

Disfruta de toda la información de la revista de economía, finanzas, empresas y negocios más influyente de ‪#‎Paraguay desde el 25 de marzo de 2006.

 

Comentarios