El desacoplamiento del crecimiento ¿Vamos por diferentes caminos? – Revista PLUS

El desacoplamiento del crecimiento ¿Vamos por diferentes caminos?

Crédito columna: Humberto Colmán, Director de Política Macro-Fiscal. Subsecretaría de Estado de Economía, Ministerio de Hacienda.

En los últimos años hemos sido testigos de un crecimiento económico del Paraguay que no tiene precedentes si se analiza en las siguientes dimensiones: un crecimiento que se ubica por encima de su propio promedio histórico, pero también un crecimiento que está por encima de lo visto en la región. De hecho, el crecimiento económico del Paraguay se desacopla de la región.

Siendo más precisos se sabe que Brasil está sumido en una de sus peores crisis económicas, con una caída del 3% de su economía en 2016, que Argentina sigue con un proceso de ajuste que significa también una contracción real, y en general otros socios comerciales y de la región todavía siguen en un proceso de ajuste con menor crecimiento. A pesar de todo esto, Paraguay se las arregló para crecer 6,4% anual en los últimos 4 años (2013-16), creciendo 5,6% por encima de la región latinoamericana, 6,3% más que Argentina y 7,5% más que Chile.

Cuadro 1 

En general, se dice que hay una dependencia externa y exógena del crecimiento de un país pequeño como es el caso del Paraguay, lo cual para el caso de América Latina había sido analizado por Raúl Prebisch,quien en su visión de centro-periferia afirmaba que América Latina carece de una auténtica autonomía y que su desarrollo depende de factores externos y políticas implementadas en los países desarrollados.

Más allá de estos argumentos, la cuestión de fondo es la importante relación de dependencia a la demanda externa de los socios comerciales.

Conceptualmente, la demanda externa se refiere a la cantidad de bienes y servicios producidos en el país local que son demandados por los residentes del extranjero. Esta demanda desempeña un rol importante para los países con un alto grado de apertura comercial, como es el caso del Paraguay.

Para analizar la relación entre el crecimiento de los socios comerciales y el crecimiento de nuestra economía se ha construido un índice de crecimiento de la demanda externa (DEX) del Paraguay, el cual es un promedio ponderado del crecimiento económico de los principales socios comerciales del Paraguay. Los ponderadores utilizados son la participación promedio de las exportaciones a cada uno de los principales socios comerciales.

En el siguiente gráfico se puede notar cómo van de la mano el crecimiento del índice de la demanda externa (DEX) y el crecimiento del producto interno bruto real del Paraguay (PAR).

Es decir, hay una notable relación entre el desempeño económico del Paraguay y las expansiones y contracciones de sus socios comerciales.

Como decía Augusto De La Torre del Banco Mundial: “esto puede ser decepcionante, dado que evidencia la incapacidad de crecer de manera autónoma”.

Sin embargo, en los últimos años se puede apreciar un claro desacoplamiento entre dichas tasas de crecimiento. La demanda externa ha comenzado a disminuir y por el contrario la tasa de crecimiento de Paraguay sigue aumentando. Esto es un crecimiento autónomo o auto sustentado que nos permite ser optimistas sobre el crecimiento y desarrollo de la economía nacional.

De hecho, esto es algo nuevo en el desempeño económico reciente del Paraguay. Tener 16 trimestres consecutivos de crecimiento y 16 trimestres consecutivos de crecimiento por encima de los socios comerciales es algo sin precedentes en la historia reciente de Paraguay.

Trayectoria del crecimiento anualizado de la demanda externa y del crecimiento del producto interno bruto trimestral del Paraguay

 

Cuadro 2

 Fuente: Elaboración propia con datos del Banco Central del Paraguay (BCP) y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Al margen de la volatilidad reciente, se puede ver que este proceso comienza en el 2011 (cuando empieza a caer la DEX), por lo que es interesante analizar estadísticamente el grado de asociación lineal entre ambas variables.

Mientras en el periodo 1996/2010 la correlación del crecimiento económico del Paraguay con el de sus socios comerciales fue 0.78, en el periodo 2011/2016 esta correlación se reduce a 0.40, lo que significa una reducción a la mitad.

Aunque la correlación es solo eso un análisis de co-movimiento, dado el tamaño relativo de las economías, lo más probable es que la elevada correlación sea reflejo de una casualidad o influencia del crecimiento de los socios comerciales sobre el crecimiento del Paraguay.

Entonces, este simple indicador de correlación, que ciertamente no implica causalidad, es una señal evidente del desacoplamiento o al menos un vínculo menos fuerte entre el crecimiento de Paraguay y el de sus socios comerciales.

Coeficiente de correlación simple entre la DEX y el PAR 

Cuadro 3

 Fuente: Elaboración propia con datos del Banco Central del Paraguay (BCP) y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 

Lo que alguno podría preguntarse ahora es que tan duradero será esto. Es decir, si esto es algo transitorio, fruto de la fortuna o de ciertas condiciones especiales, o es algo permanente, resultado de transformaciones estructurales que está experimentando la economía paraguaya.

Para responder lo anterior es preciso tener claro cuáles son las causas actuales del desacople. Si bien esto amerita un análisis exhaustivo, en el presente artículo se plantean algunas de las posibles causas.

En primer término, hay que considerar que, a diferencia de la región, Paraguay no ha tenido la caída de términos de intercambio. Mientras que en los países de la región hubo una caída de los términos de intercambio del 3,9% promedio anual en el periodo 2012/2015, en el Paraguay se tuvo un aumento de 1,2% anual (datos de la CEPAL).

Esto es resultado del ajuste de los mercados de commodities, donde los commodities duros como los metales han sufrido una caída severa en comparación con los commodities blandos como los alimentos. Si bien esto podría ser algo que obedezca a cuestiones estructurales como el crecimiento poblacional, bien se podría considerar como una ventaja más bien transitoria.

En segundo término, es reconocido los nuevos motores del crecimiento del sector industrial y el continuo crecimiento de las construcciones privadas.

Las inversiones extranjeras en el sector industrial, como las industrias maquiladoras de auto partes y de confección de altos costos fijos, son claros ejemplos de nuevos motores de crecimiento que sentaron raíces en el país aprovechando ciertas ventajas comparativas. De hecho, los sectores industrial y de servicios crecieron a una tasa real del 6,6% anual en el periodo 2012/2016. Esto parece claramente algo permanente.

En tercer término, un factor explicativo importante es el significativo aumento de la inversión pública en infraestructura en el Paraguay. A diferencia de la región, donde los problemas de bajo crecimiento y ajuste fiscal resultan en contracciones del gasto público y en inversiones públicas en particular, en Paraguay la inversión pública ha crecido a un ritmo del 12,3% anual en promedio entre el 2011 y el 2016.

Esta política es de largo plazo, es decir,va más allá de la política contra cíclica, puesto que apunta a la reducción de la brecha de infraestructura del país y, por tanto, podría considerarse como permanente.

Todas estas causas o explicaciones llevan a concluir que el desacople podría ser duradero. Al menos para el 2017 se prevé que la economía continúe creciendo cerca del 3,8%, muy por encima del crecimiento de la región.

Si bien lo más difícil es seguir creciendo cuando a tus vecinos les va mal, todavía queda por ver si a futuro se podrá seguir creciendo por encima de los socios comerciales cuando estos vuelvan a crecer a tasas altas.

De todas formas, parece ser que Paraguay seguirá circulando por un camino diferente, un camino con mayor crecimiento a pesar de las penurias que sufre el vecindario.

Comentarios