Economistas ven con buenos ojos creación de Superintendencia de Jubilaciones – Revista PLUS

Economistas ven con buenos ojos creación de Superintendencia de Jubilaciones

Los exministros de Hacienda de Paraguay, César Barreto y Manuel Ferreira, indicaron como positiva la intención de crear una superintendencia avalada por el BCP.

El exministro de Hacienda, César Barreto habló sobre la creación de la Superintendencia de Jubilaciones y al respecto resumió como un paso positivo al mejorar la administración de los fondos previsionales.

Argumentó que con la nueva institución se evitarán errores que laceraron seriamente cajas jubilatorias, sobre todo en el sector público, publicó IP Paraguay.

En cuanto a las críticas asumidas por los gremios de trabajadores, César Barreto refutó la posición de los representantes al alegar que deberían ser los primeros interesados en la nueva normativa, ya que se aplicarán más controles sobre los fondos jubilatorios. “Lo importante es que no haya interferencia política en la gestión de los fondos”, dijo Barreto a la radio 780 AM.

Agregó que la nueva normativa tiene prevista la creación de un consejo asesor con representación de asociaciones de jubilados y trabajadores, lo que habla a las claras de la apertura que tiene el proyecto, muy lejos de la presunta intención que tienen los políticos de apoderarse del dinero de los trabajadores y jubilados según denuncian los gremios.

“Hay un concepto equivocado también de que invertir fondos jubilatorios en bonos emitidos por el Estado es algo malo. Desde mi punto de vista es algo bueno, pues hablamos del activo financiero menos riesgoso que puede existir en cualquier economía, pues finalmente el bono soberano está respaldado por los impuestos que pagamos todos”, comentó el economista.

De igual manera, el también extitular de Hacienda, Manuel Ferreira, calificó a la Superintendencia de Jubilaciones como un organismo de supervisión, que contará con el aval del Banco Central del Paraguay (BCP) que en la actualidad ya cuenta con varias superintendencias como la de bancos y la de seguros que cumplen, según el economista, una buena gestión contralora.

El proyecto cuenta con media sanción en el Congreso Nacional y pasa a la Cámara Alta luego que Diputados dieran el visto bueno a la creación de la superintendencia con todos los límites, atribuciones, obligaciones y permisos que habilita la nueva normativa.

UNA REGULACIÓN NECESARIA PARA EVITAR SUCESOS DEL PASADO

Sin una Superintendencia de Pensiones es como jugar un partido de fútbol sin reglas. Costos de la mala administración:

– Caja Bancaria: el Estado paraguayo tuvo que auxiliarla (desde el 2008 al 2017) con US$ 17,8 millones (G. 100.000 millones), que son recursos provenientes del dinero de los contribuyentes. Esos recursos equivalen al pago de la pensión alimentaria por 1 año a unos 16.000 adultos mayores.

– Cajubi: su presidente reconoció un déficit de unos US$ 550 millones, como una de las consecuencias del vaciamiento entre 2007 y 2008.

– IPS: la crisis bancaria de 1994 generó una pérdida de unos US$ 250 millones (al tipo de cambio del momento) debido a las malas colocaciones en bancos que luego quebraron.

Por eso, hoy se habla de asegurar y resguardar el aporte jubilatorio de los trabajadores, para que cuando llegue el momento de la jubilación, ese dinero esté ahí.

VELARÁ POR EL BUEN USO DEL APORTE DE LOS TRABAJADORES

– El principal objetivo de la Superintendencia de Jubilaciones y Pensiones es cuidar los aportes de los trabajadores y jubilados, estableciendo reglas claras que apunten a una mayor transparencia, reducción de riesgos y velar por el buen uso de los aportes por parte de las distintas cajas de jubilación.

– Realizará un monitoreo y control de entidades, requiriendo la publicación periódica de balances, auditorías, estudios actuariales, lo que permitirá minimizar la posibilidad de que volvamos a tener situaciones de malos manejos y pérdidas de aportes.

– Será un órgano eminentemente técnico de fiscalización y supervisión de las cajas de jubilación. De ninguna manera tendrá la injerencia en la administración de los recursos que manejan las cajas.

Comentarios