Itaú Unibanco: economía de Paraguay se recuperará en segundo semestre de 2020 – Revista PLUS

Itaú Unibanco: economía de Paraguay se recuperará en segundo semestre de 2020

La actividad caerá drásticamente, pero se sobrepondría a partir de la segunda mitad del año. La cuarentena impuesta por el gobierno paraguayo permitió mantener la transmisión del COVID-19 bajo control. El banco adelanta una caída del PIB de 2,6% este año.

ESCENARIO MACRO – PARAGUAY

Crédito: Juan Carlos Barboza, Diego Ciongo. Departamento de Investigación Macroeconómica de Itaú Unibanco.

El gobierno de Paraguay fue uno de los primeros de la región en declarar la cuarentena (el 10 de marzo). Se dispuso la suspensión de eventos que impliquen aglomeración de gente, el cierre de fronteras y la prohibición de circulación en determinados horarios. Eso permitió tener la situación bajo control al registrarse 713 casos confirmados de coronavirus, 165 recuperados y 10 fallecidos (al día 9 de mayo). A partir de mayo, el gobierno dispuso una “cuarentena inteligente” que contempla cuatro fases para la flexibilización paulatina de actividad económica.

Más gasto público. El paquete fiscal anunciado alcanza 2,6% del PIB y se concentra principalmente en mayores gastos de salud (infraestructura) y de protección social (seguro de desempleo y canastas de alimentos). Para financiar estos gastos, el Congreso aprobó el aumento del endeudamiento por 1,6 mil millones de dólares. En ese marco, Paraguay colocó 1,0 mil millones de dólares en los mercados internacionales de crédito y consiguió 274 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional a través de un paquete de emergencia. El Congreso también suspendió por cuatro años el límite de la Ley de Responsabilidad Fiscal (que limita el déficit fiscal a no más de 1,5% del PIB).

La autoridad monetaria redujo la tasa de interés de referencia en 275 puntos básicos (entre marzo y abril) a 1,25%. Asimismo, se redujeron los encajes en moneda local y extranjera, liberando alrededor de 1 mil millones de dólares y se lanzó una línea de repo a banco comerciales y de garantía para créditos de apoyo a pequeñas y medianas empresas.

FUERTE IMPACTO EN LA ACTIVIDAD Y LAS CUENTAS FISCALES

La actividad caerá drásticamente en el primer semestre, pero se recuperaría a partir de la segunda mitad del año. El PIB se habría contraído en 1T20 debido al freno de la industria, del comercio y de los servicios. La inflación por su parte, se desaceleró a 2,0% anual en abril desde 2,8% en diciembre de 2019.

Las cuentas fiscales se deterioraron en abril hasta un déficit fiscal de 4,4% del PIB desde -3,1% en marzo, por el aumento del gasto y una fuerte caída real de la recaudación tributaria por la recesión y el diferimiento del pago de impuestos. Las cuentas externas mejoraron en el margen debido a que la caída de las importaciones fue mayor a la merma de las exportaciones.

Estimamos una caída del PIB de 2,6% este año desde -0,9% en nuestro escenario anterior. El primer trimestre cerraría con una contracción más pronunciada a la que pronosticábamos anteriormente, mientras que la recuperación del segundo semestre sería ligeramente más suave, en línea con las perspectivas de un crecimiento global esperado más bajo. La inflación en este contexto sería más baja que la esperábamos anteriormente.

Ahora estimamos un alza de precios de 2,5% desde 3% antes, y no prevemos cambios en la tasa de interés de referencia en lo que queda del año. Asimismo, vemos al tipo de cambio en 6.600 guaraníes por dólar en diciembre, desde 6.700 en nuestro escenario anterior. El déficit fiscal llegaría a 6,0% del PIB y la deuda publica alcanzaría 31% del Producto (-4,1% y 28,3% anteriormente).

Finalmente, esperamos un superávit comercial de 1,2 mil millones de dólares y de cuenta corriente de 1,1% del PIB explicado por la normalización de la cosecha de soja tras un año de sequía e importaciones débiles.

Estudio macroeconómico – Itaú Mario Mesquita – Economista Jefe

Comentarios