Ganadores y perdedores: las dos caras del impacto del COVID-19 en los negocios – Revista PLUS

Ganadores y perdedores: las dos caras del impacto del COVID-19 en los negocios

Paraguay: actividad cae 1,9% en los primeros cinco meses del año

Servicios, industria manufacturera y generación de energía eléctrica son los sectores más golpeados por la pandemia.  

Sin embargo, la agricultura, ganadería y la construcción muestran resultados positivos y atenúan caída de la economía.  

De acuerdo a informaciones preliminares, el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAEP) ha registrado una variación de -7,4% con respecto al mismo mes del año anterior. Con este resultado, el IMAEP acumula una variación de -1,9% a mayo de 2020, informó el Banco Central del Paraguay (BCP).

La actividad económica ha registrado una caída interanual, aunque menor a la registrada en el mes anterior, afectada por las medidas de confinamiento social para contener la propagación del COVID-19.

En este comportamiento interanual han incidido principalmente los desempeños negativos registrados en los servicios, la industria manufacturera y la generación de energía eléctrica. Sin embargo, los resultados positivos de la agricultura, la ganadería y la construcción, ayudaron a atenuar la caída de la actividad económica.

En los servicios predominan los efectos negativos observados en las actividades hoteles y restaurantes, servicios a los hogares, comercio, servicios a las empresas, transportes, servicios gubernamentales e intermediación financiera. No obstante, mostraron resultados positivos las telecomunicaciones.

Dentro de la industria, las actividades que más incidieron negativamente fueron la producción de bebidas y tabacos, textiles y prendas de vestir, productos del papel, químicos, productos metálicos, cueros y calzados. No obstante, estos resultados fueron mitigados ligeramente por las variaciones positivas observadas en la producción de carnes, aceites, lácteos, molinería y panadería y minerales no metálicos.

La actividad de la construcción registró un crecimiento interanual, explicado principalmente por la ejecución de las obras, sobre todo públicas.

Por su parte, la menor generación de energía eléctrica de las binacionales continúa siendo explicada por el menor caudal hídrico del río Paraná, así como también por la menor demanda por parte de Brasil debido a una caída importante de su actividad económica. Sin embargo, la distribución de energía ha mostrado una dinámica favorable.

Finalmente, el IMAEP, que excluye a la agricultura y a las binacionales, ha registrado una variación interanual de -9,7% y, en lo que va del año, acumula una variación de -3,8%.

Comentarios