Las pymes y el mapeo de inducción, una necesidad – Revista PLUS

Las pymes y el mapeo de inducción, una necesidad

¿Son los mapeos de inducción privativos para las pymes? No.

Crédito Columna: Hermann Peters, director de la consultora Doble G.

El sentido de pertenencia es, sin dudas, uno de los valores más apreciados en cualquier emprendimiento. Sentirse parte, identificarse con los propósitos, con las causas, con las normas éticas, los principios, la misión, la visión.

Pero para ello, nuestros recursos deben tener un conocimiento acabado de cada uno de esos atributos. Para aceptarlos, convencerse y convencer -incluso- a los demás. Y es ahí donde se nota la importancia de contar con un mapeo de inducción.

No es muy habitual que las pymes cuenten con esta herramienta. Por lo general, es más frecuente en las corporaciones grandes o incluso en las instituciones públicas.

Pero es súper importante que las pymes cuenten también con uno, ya que el mapeo de inducción es la actividad que consiste en identificar, entender y describir los procesos, que deben aprender nuestros recursos para el conocimiento integral de nuestro emprendimiento.

Su importancia radica no solo en desarrollarla, sino en que forme parte de cada ingreso de la empresa, no importa el cargo que ocupe la persona o si va a ser un recurso temporal.

Brindar toda la información sobre el propósito de nuestro emprendimiento es clave para que valore el cargo y entienda muy bien su responsabilidad, sus funciones correspondientes, lo fundamental que será en el engranaje para que se conforme un equipo. Y para que pueda ser evaluado por su desempeño.

Las cuentas claras disminuyen la rotación del personal. Saben, están convencidos, se convierten en defensores de las causas del emprendimiento. Se sienten parte.

Para elaborar el mapeo de inducción se debe tener bien hecha la descripción del cargo que va a ocupar el recurso, con sus tareas específicas correspondientes, identificar cuáles son los procesos que debe aprender, ejemplo: cobrar, vender, compras varias, distribuir; y cuántas horas le va a llevar realizar su tarea. Así sabremos realmente cuánto tiempo necesita el recurso para entender todos nuestros procesos.

El conocimiento acabado y la comprensión de la tarea, facilita todo el proceso, lo vuelve dinámico, ágil y productivo.

Ahora, ¿a quién le corresponde la tarea de la inducción? En las pymes es difícil encontrar un departamento de recursos humanos, pero no está en discusión la necesidad que se lo confeccione.

El emprendedor puede mapear perfectamente cuáles son todos sus procesos: cómo comprar, de dónde obtener ventajas competitivas, cómo vender, cómo cobrar, establecer plazos de pagos, etc.  Así podrá acortar tiempos de entendimiento y lograr que sea fácil el ingreso de cada recurso.

De modo que en estos nuevos tiempos, las pymes deben poner foco en la necesidad del mapeo de inducción. Sus efectos positivos sobre la producción y su correspondiente rentabilidad, le darán la razón.

Comentarios