Francisco Gómez: “Paraguay tiene un mercado laboral muy poco competitivo” – Revista PLUS

Francisco Gómez: “Paraguay tiene un mercado laboral muy poco competitivo”

La pandemia nos demostró que lo único que importa es el enfoque de resultados.

En una situación de emergencia, la gente se vuelve competitiva de por sí, porque no hay margen para equivocarse, sostiene el director ejecutivo de Fortaleza SA de Inmuebles.

PLUS: ¿Cómo debería ser la formación para las habilidades del futuro en el sector de empresas?

Francisco Gómez: Las actualizaciones deben ser permanentes. La transformación digital es un desafío que involucra a la gente desde la cabeza de las organizaciones. Las carreras de grado nos son suficientes, las especializaciones deben ser permanentes y nosotros, ante la pandemia, nos encontramos con un desafío importante como mercado.

Paraguay tiene un mercado laboral muy poco competitivo, tiene mucho por crecer. Existe más demanda de empleo que oferta, entonces la gente técnicamente preparada tiene ocupación; ahora, es muy poco competitiva.

En otros mercados se ve que la gente le pone más empeño al trabajo, más horas y compite internamente por ser el mejor en su ámbito. La pandemia nos demostró que lo único que importa es el enfoque de resultados. Podemos trabajar desde cualquier lugar, a cualquier hora, siempre y cuando cumplamos con lo que nos proponemos.

Cuando vemos una situación de emergencia como la pandemia, la gente se vuelve competitiva de por sí, porque no hay margen para equivocarse. Y la situación regional va a traer mucho talento de afuera y va a generar que los jóvenes tengan que ser más competitivos a la hora de trabajar.

PLUS: ¿Qué le falta a Paraguay para obtener un desarrollo sostenible?

Francisco Gómez: Para tener un desarrollo sostenible, Paraguay tiene que tener un norte, debe apuntar a un objetivo estratégico y tratar de ser consecuente y coherente; y apalancar acciones que tienen que ver con ese objetivo.

En ese sentido creo que existe voluntad, pero todavía la política interfiere mucho en temas que tienen que ver con el desarrollo, sin desmerecer a la política que muchas veces representa ciertos sectores de la sociedad y estamos en una democracia. Pero Paraguay podría acelerar caminos si tuviera una visión más agresiva sobre las estrategias que quiere implementar.

PLUS: ¿Cuáles son los mayores desafíos por los que debe atravesar el rubro inmobiliario para 2021?

Francisco Gómez: Los desafíos para el sector real estate son diversos en cuanto a su composición. Estamos esperando la recuperación económica que depende exacta y directamente proporcional a lo que pueda pasar con el COVID-19 a nivel mundial, regional y local. 

El virus nos muestra que por más intenciones que tengamos de reabrir la economía y acelerar el consumo, cualquier tregua que se le dé a los cuidados se termina trasladando directamente en resultado negativo.

Las proyecciones de los organismos considerables hablan de un salto de +3% o más +4% del crecimiento del PIB para Paraguay en 2021. Yo quisiera entender que ese crecimiento es la base de lo que dejó el año anterior. El 2020 nos deja posicionado en -1%, si no tengo mal el dato, que a su vez es -1% sobre el -1% de 2019, que fue un año complicado para el país.

Se han combinado factores exógenos a la gestión de la gente que son: una sequía prolongada; baja en los precios de los commodities (ahora con una leve recuperación); y una crisis sanitaria mundial. Todo eso junto nos deja lejos de la última vara que podemos tener cerca, que es el 2018.

El sector inmobiliario no es ajeno, ha sido un refugio importante del capital de la gente con intenciones de generar valor; y debe ser consecuente de mostrar que así lo es, conservando y peleando para que más personas puedan acceder a la vivienda que está en manos de muchos inversores, a través de alquileres que siguen generando rentabilidad y a través de la venta que hace líquida la inversión en inmuebles.    

PLUS: ¿Qué podemos esperar de la empresa?

Francisco Gómez: Fortaleza SA de Inmuebles tiene un compromiso con su cartera de clientes que no es correlativo con el año en que se encuentra. Estamos honrando el compromiso con nuestros inversores, que vienen apostando por nosotros hace años y no vamos a desacelerar por una cuestión coyuntural.  

Lo que nos hizo frenar las obras en 2020 (el más duro de los últimos 28 años),  fue por una cuestión sanitaria prohibitiva. Fue una cuestión sanitaria preventiva, ni siquiera económica o de compromiso financiero de la empresa. Pero tiene un impacto negativo igual, porque parar y retomar una obra tiene sus costos y eso encarece, reduce los márgenes, reduce todo. Eso fue lo que nos complicó en términos tangibles. Además nos hemos esforzado mucho para mantener el empleo de la gente y no fue fácil.

Nos encontramos ante un escenario más optimista, que nos valida la posición de haber sostenido el equipo de trabajo para acortar los tiempos de reaprender sobre el negocio y poder darle a nuestros clientes lo que espera y están apuntando.

PLUS: ¿Cuáles considera son los principales puntos que se deben trabajar para reactivar la economía?

Francisco Gómez: El rubro de la construcción lo que hace es generar mucho empleo. En la combinación de obra pública y privada vamos a tener un sector constructivo con ocupación plena y eso se traslada a mucha gente ocupada. Así llega a los bolsillos de la gente la sensación de auge económico.

No es el único pilar. Pero es mucho más cercano el sector de la construcción a la gente, que sectores que emplean poca mano de obra a pesar de ser muy pesados en el PIB.

PLUS: El desafío actual está relacionado con la tecnología ¿Hacia dónde va su empresa con relación a la innovación digital?

Francisco Gómez: Fortaleza está en el medio de un proceso de transformación digital muy desafiante, porque el primer aprendizaje que nos costó tiempo es que tiene que venir de arriba para abajo, y no esperar que se dé desde la organización para arriba.

Nosotros hicimos un trabajo fuerte de capacitación directiva para poder entenderla y los desafíos que implican en la organización. Nos estructuramos con gente idónea para poder hablar un mismo idioma, donde su función no sea pensar en la organización de  manera digital,  si no traducir en lo que uno pretende o la visión que uno tiene sobre la organización, en herramientas disponibles en el mercado para adquirirlas y adherirlas a su funcionamiento.

La pandemia aceleró ciertas necesidades internas, sobre todo, en herramientas que estábamos discutiendo, modalidades que estábamos probando, que de un día para otro tuvimos que implementarlas sin experiencia. Nos quedamos con muchas cosas pendientes y con herramientas que retrasamos, pero que tendremos muy pronto.   

Comentarios