La otra ‘Gran Muralla’ de China – Revista PLUS

La otra ‘Gran Muralla’ de China

La presa de las Tres Gargantas batió el año pasado el récord mundial de producción hidroeléctrica.

Decir que fue el mayor proyecto desarrollado en China desde la construcción de la Gran Muralla debería bastar para tener una idea de lo que representa la presa de las Tres Gargantas. Si Sun Yat-Sen a principios del siglo XX y MaoZedong a mediados de la misma centuria ya soñaron con controlar el cauce del río Yantsé, el tercero más largo del mundo, hubo que esperar hasta el año 1992 para que el Congreso Nacional Popular chino aprobara el proyecto de las Tres Gargantas, cuyas obras se iniciaron en 1994. El lugar elegido fue la garganta de Xiling (la última de las tres que forma el río), junto a la ciudad de Yichang, en el centro del país.

Algunas cifras del proyecto dan muestra de su magnitud: la presa, de 2,3 kilómetros de longitud y 185 metros de altura, es capaz de almacenar 39.300 hm3 de agua (el 71% de la capacidad de todos los embalses de España), lo que inundó una superficie de 632 kilómetros cuadrados (superior al área que ocupa la ciudad de Madrid) y generó un embalse artificial de 600 kilómetros de longitud.

En 2001, siete años después del comienzo de las obras, se abrió el curso del río; dos años después empezó a funcionar el primer grupo de generadores; y finalmente el proyecto fue terminado en 2010, aunque no fue hasta 2012 cuando sus 32 turbinas empezaron a funcionar a plena carga.

Claros y oscuros

El proyecto ha tenido claros y oscuros.El control del Yantsé ha reducido drásticamente el número de personas que cada año morían por las inundaciones del río.Además, está la producción de energía: la central hidroeléctrica batió el año pasado el récord mundial con 98,8 millones de megavatios por hora, superando a la central de Itapú, entre Brasil y Paraguay. Se trata de una energía verde equivalente a quemar 49 millones de toneladas de carbón o a la producción de 25 reactores nucleares como los de Fukushima.

Pero esta cara dulce del proyecto no puede ocultar el coste que supuso el mismo. Más de un millón de personas fueron desplazadas de sus casas y cientos de pueblos quedaron bajo el agua. Además, la inundación provocó la pérdida de tesoros arqueológicos y tuvo unas consecuencias medioambientales muy negativas.

China cuenta con más de la mitad de las grandes presas del mundo -de más de 15 metros- y está inmersa en una nueva obra que superará a la presa de las Tres Gargantas como el mayor proyecto hidraúlico del planeta. Se trata del llamado trasvase Sur-Norte, que presente abastecer con el agua del Yantsé a la zona septentrional del país, incluida Pekín. El primer tramo ya está funcionando, aunque el proyecto se extenderá durante décadas y supondrá unos 80.000 millones de dólares, el triple que la presa de las Tres Gargantas.

 

Fuente: Expansión

Comentarios