Dilma a Brasil /247 (2): es necesario un nuevo pacto por el voto – Revista PLUS

Dilma a Brasil /247 (2): es necesario un nuevo pacto por el voto

Por Leonardo Attuch, Tereza Cruvinel y Paulo Moreira Leite

247 – En una entrevista exclusiva con Brasil/247 en el Palacio da Alvorada, en Brasilia, la suspendida presidenta Dilma Rousseff dijo que la reinstauración de la democracia en Brasil pasa por su retorno al poder, aunque indicó que será necesario un nuevo pacto por el voto. «Se quebró el pacto político que garantizó la redemocratización de Brasil. Y no habrá un nuevo pacto por arriba. Será necesario un nuevo pacto por vía de la elección directa», indicó.

247 – ¿Cómo evalúa la situación fiscal y la necesidad de elevar impuestos?

– Cuando la economía crece, no hay conflicto distributivo. Todos ganan. El conflicto distributivo surge en períodos de retracción, como el actual. Y aquí en Brasil hay una cosa sintomática. Dicen que no se puede aumentar impuestos, ahora, ¿por qué no se puede pagar impuestos?

247 – ¿Es el tema de pagar el pato? (en alusión a la campaña de la entidad industrial FIESP contra aumento de tributos)

– Si, aquí el pato debe ser pagado por el pobre, por el jubilado. Por lo menos en la visión de este gobierno interino. Yo pregunto: ¿por qué no reinstaurar la CPMF (el impuesto al cheque)? Ella alcanza proporcionalmente a quien hace más transacciones financieras. No alcanza a las cuentas de salario. No alcanza a las cuentas de la seguridad social, que están exentas. Además, permite el control de las transacciones financieras y, con eso, impide una porción de la evasión. También no permiten intereses sobre el capital propio ni un impuesto sobre lucros y dividendos. Somos el único país que posiblemente puede entrar en la OCDE que no tributa lucros y dividendos.

247 – ¿Brasil es un país de empresas pobres y empresarios ricos?

– Exactamente. Fuera de Brasil, es empresa rica y empresario en un padrón normal de riqueza.

247 – ¿Y la política externa? El presidente interino no recibió llamadas y el canciller no fue recibido prácticamente por nadie. ¿Brasil será un paria internacional?

– Muy probablemente ocurrirá con Brasil lo que ocurrió con Paraguay. La relación será fría y distante. El día en que sea hecha una elección nacional las cosas cambian. Pero no estoy hablando de presidente «electo» por impeachment o por elección indirecta. Tiene que ser electo por el pueblo. En Paraguay, incluso después de la elección, la relación continuó fría por un tiempo. Mientras no haya un gobierno legítimo, el mundo tendrá mucha cautela con Brasil. Así funcionan las cosas.

247 – ¿Eso que dice significa que defiende nuevas elecciones?

– Eu sempre fui a favor de elecciones. Si no, parece que yo era a favor de dictadura y no de elecciones. La solución democrática pasa por mi vuelta. Pero en un segundo momento, vamos a tener que discutir: ¿que se quebró en Brasil? Nosotros rompimos el pacto político que sustentó a Brasil desde la Constitución de 1988. Las fuerzas políticas que se unieron en ese momento tuvieron una ruptura. Ese 17 de abril (día que la Cámara de Diputados votó el impeachment) fue un momento de ruptura. ¿Qué significa eso? Que hay necesidad de un nuevo pacto vía elecciones directas, por el voto. Muy difícilmente habrá un pacto por encima.

247 – ¿No se puede dialogar?

– Es muy difícil sentarse en una mesa y dialogar en una situación como la de hoy.

247 – Antes de nuevas elecciones, ¿no debe haber otra discusión sobre un nuevo modelo de gobernabilidad? Porque de la manera en que está, con el presidencialismo de coalición, o para muchos de extorsión del Legislativo al Ejecutivo, no funciona.

– Me preguntaron si no hubiera sido mejor apoyar a Eduardo Cunha. Ocurre lo siguiente. ¿Cómo era el pacto antes? O Fernando Henrique con su alianza o nosotros con nuestra alianza con el centro político, teníamos cómo garantizar la sustentabilidad del país. Pero más recientemente surgió, dentro del PMDB, una fuerza con convicciones propias, ultraliberales en la economía, conservadora en las costumbres, y con agenda propia. En las grabaciones de Romero Jucá, además de «estancar esta sangría», él dice otra cosa importante: Temer es Cunha. Jucá dice y repite esto. Eduardo Cunha controla 55% de los votos en la Cámara de Diputados. Y su agenda se expresa en el conservadurismo de todo el gobierno de Temer. Y no hay negociación. La mayoría del gobierno de Temer es de Cunha. El hecho de ser presidente provisorio da algún poder a Temer. Pero las líneas generales son de Cunha. En mi caso, un acuerdo con él sería rendición. Sólo acuerda con él quien renuncia a sus convicciones.

247 – Usted habla de regresar, pero ¿qué fuerza tendría para gobernar?

– La fuerza del regreso. Estoy intentando ganar votos con diálogo y persuasión sobre la naturaleza del golpe. Pero cada paso es un paso.

247 – El gobierno interino está hablando de sacar a los extranejros del programa Más Médicos. ¿Cuáles serían las consecuencias?

– Si sacan a los médicos extranjeros Más Médicos termina hoy. Porque los extranjeros, especialmente los cubanos, son la gran mayoría de los profesionales que participan del programa. Hicimos Más Médicos porque nuestra cantidad de médicos per capita era aún muy baja. Bien abajo de países vecinos como Argentina y Uruguay. Y ni se hable cuando se compara con países como Inglaterra.

247 – ¿No es posible continuar el programa sólo con médicos brasileños?

– No. Antes del Más Médicos, teníamos más de 700 municipios brasileños sin un sólo médico. El médico formado en Brasil, muchas veces, no iba a la periferia de las grandes ciudades. Además, el estado de São Paulo, el más rico del país, fue el que demandó más profesionales del programa. Teníamos más de 20 millones de habitantes mal atendidos. Como la oferta de médicos es pequeña, los médicos no iban a la periferia de las grandes ciudades, para el Amazonas, a los departamentos de salud indígena. Tenemos encuestas. Más de un 90 por ciento de las personas beneficiadas lo aprueban. Y más de 60 millones de personas son atendidas por el Más Médicos. Son 63 millones.

 

Comentarios