Paraguay plantea convergencia del déficit fiscal para 2024 – Revista PLUS

Paraguay plantea convergencia del déficit fiscal para 2024

El gobierno envió al congreso un proyecto para una nueva ley de responsabilidad fiscal donde mantiene el límite del déficit en 1,5% del PIB y plantea la convergencia para 2024.

ESCENARIO MACRO – PARAGUAY

Crédito: Juan Carlos Barboza, Diego Ciongo. Departamento de Investigación Macroeconómica de Itaú Unibanco.

El PIB se recuperó en 3T20 en línea con lo anticipado por los indicadores adelantados. La actividad siguió recuperándose en 4T20, liderada por la construcción. Mantenemos nuestra estimación de caída del PIB de 1% para 2020 y un alza de 4,0% para 2021.

La recuperación de la actividad económica y la suba del precio de la carne aceleraron la inflación al final de 2020. Para 2021 estimamos una inflación de 3,0%, desde 2,2% en 2020.

EN BUSCA DE VACUNAS

El gobierno mantiene negociaciones con laboratorios para conseguir vacunas contra el Covid-19. Las negociaciones más avanzadas serían por las vacunas Sputnik V y por la Oxford-Astrazeneca. Mientras tanto, los casos de Covid comienzan a disminuir en el margen. La cantidad de contagios diarios por millón de habitantes llegó a 100 casos en los primeros días de enero desde 120 casos un mes atrás. La tasa de mortalidad se estabilizó en torno 2,2 casos usando la misma medición. Desde diciembre el gobierno decidió imponer restricciones a la movilidad de personas durante la noche y suspendió la realización de deportes colectivos de índole amateur.

Las cuentas nacionales confirmaron el rebote de la actividad en 3T20. El PIB creció 7,4% trimestral desestacionalizado, luego de una caída de 9,3% en 2T20 ayudado por el relajamiento de las restricciones a la movilidad.

En términos interanuales, la actividad se contrajo 1,4%, tras caer 7,8% apoyado en la construcción y la ejecución de obras privadas y públicas que compensó parcialmente la caída en ganadería, servicios e industria.

La demanda doméstica cayó 1,1% interanual en 3T20, mientras que la demanda externa contribuyó positivamente debido a una mayor caída de las importaciones que de las exportaciones. Más recientemente, el índice oficial proxy del PIB (IMAEP) creció 3,1% desestacionalizado y anualizado en el trimestre móvil a noviembre. En términos anuales, el índice se contrajo 1,1% en ese trimestre. Así mantenemos nuestra proyección de caída del PIB para 2020 de 1,0%. Para 2021 esperamos un crecimiento de 4,0% liderado por un mejor desempeño de todos los sectores.

La inflación cayó en 2020 pero con aceleración en el margen. Los precios al consumidor subieron un 0,6% intermensual en diciembre. Como resultado, los precios al consumidor aumentaron un 2,2% en 2020, por debajo de 2,8% en 2019, y ligeramente por encima del límite inferior del rango objetivo del banco central del 4% (± 2%).

En el margen, la inflación anualizada para el último trimestre de 2020 se elevó a 7.4%, desde 5.3% en el 3T20. La inflación núcleo aumentó un 0,2% mensual, lo que llevó la lectura anual al 1,9% (desde el 2,5% en 2019). Nuestra previsión para 2021 se sitúa en el 3,0%. Por lo tanto, esperamos una suba de la tasa de política monetaria hasta el 2,0% para diciembre de 2021, desde el 0,75% el año pasado. Estimamos que el tipo de cambio se mantendrá estable en términos reales alcanzando una paridad de 7.000 guaraníes por dólar a fin de 2021 (7.100 en nuestro escenario anterior).

AJUSTES A LA LEY DE RESPONSABILIDAD FISCAL

El gobierno envió un nuevo proyecto de ley de responsabilidad fiscal al congreso. Se mantiene el límite al déficit fiscal en 1,5% del PIB, pero se reduce al 1% si la deuda pública excede el 36% del PIB. La convergencia del déficit de 2020 (6,2% del PIB) al límite de la ley está prevista para 2024.

En caso de que el crecimiento del PIB caiga por debajo del 75% del crecimiento promedio de los últimos diez años se aplicaría una cláusula de escape, y el déficit fiscal podría alcanzar 3% del PIB, que debe ser regularizado en tres años como máximo. Finalmente se fija un tope al crecimiento anual del gasto primario (inflación + 2%) y a la deuda pública (40% del PIB).

Para 2021 esperamos una reducción del déficit fiscal para 4,0% del PIB, apoyado en la recuperación de la actividad económica y la recaudación tributaria así la eliminación del programa de asistencia por el Covid-19.

Precio de la soja y recuperación del comercio fronterizo llevarían a un mayor superávit comercial. Para 2021 estimamos un superávit comercial de 2,0 mil millones de dólares, desde 1,2 mil millones estimado para 2020. Las exportaciones serían impulsadas por el alza de los precios de la soja y por la recuperación del comercio fronterizo (fuertemente golpeado en 2020).

Las importaciones, por su parte, esperamos que aumenten por el crecimiento económico esperado y una mayor cotización del petróleo. Así, esperamos en 2021 un superávit de cuenta corriente de 2,9% del PIB, desde un estimado de 0,9% del PIB en 2020.

Estudio macroeconómico – Itaú

Mario Mesquita – Economista Jefe

Comentarios