Stellantis prevé gracias a la electrificación duplicar su negocio en 2030

París, 1 mar (EFE).- Impulsado por el fuerte aumento a la electrificación y la introducción de más tecnología en los vehículos, el gigante automovilístico Stellantis prevé duplicar su facturación para 2030 hasta 300.000 millones de euros.

La compañía anunció este martes que espera vender 5 millones de unidades anuales de vehículos eléctricos en el horizonte de 2030, año en el que esa será la única motorización de los modelos que comercialice en Europa.

Stellantis divulgó estas cifras al presentar este martes su primer plan estratégico tras su nacimiento hace un año producto de la fusión entre el grupo francés PSA y el italo-estadounidense Fiat-Chrysler.

Su consejero delegado, Carlos Tavares, destacó que espera mantener durante toda la década una rentabilidad de dos dígitos, medida en margen operativo corriente, y repartir a sus accionistas entre el 25 % y el 30 % de sus resultados en dividendos hasta 2025, además de comprar hasta el 5 % de sus propias acciones en circulación.

Por lo que respecta a las sinergias de la fusión, que rondaron los 3.200 millones de euros en 2021, serán de 5.000 millones de aquí a finales de 2024.

Tavares destacó que en 2021, el primer ejercicio de la fusión, tuvieron un beneficio «récord» de 13.354 millones de euros, casi el triple de lo que habían tenido sus dos componentes el año anterior, y aseguró que su empresa liderará la industria automovilística en la transición energética.

OBJETIVO: CERO EMISIONES

El principal compromiso para la que calificó de «empresa tecnológica de movilidad» es alcanzar cero emisiones netas de dióxido de carbono (CO2) para 2038.

La electrificación de su gama pasará de los 19 modelos con ese tipo de motorización en 2021, cuando se vendieron 200.000 unidades, a 45 en 2024, cuando confía en vender un millón de coches eléctricos.

En 2027, las diferentes marcas de Stellantis dispondrán de 70 modelos de coches eléctricos y el objetivo es comercializar 3 millones. Las cifras subirán a 75 coches y 5 millones en 2030.

Para 2030, el grupo ya solo comercializará vehículos eléctricos en Europa y en Estados Unidos representarán el 50 % de sus matriculaciones.

Tavares reconoció que, mientras los costes de producción de los coches eléctricos sean un 50 % superiores a los de los movidos por motores de combustión interna, necesitarán «algún tipo de apoyo de los Estados», tanto en ayudas a la compra como en el desarrollo rápido de las infraestructuras de recarga.

El ejecutivo portugués prevé «un período de transición de cinco años» hasta que los eléctricos sean competitivos en su coste.

El fuerte empuje de las ventas de eléctricos hará que sea necesario aumentar la producción de baterías hasta los 400 Gw/h anuales en 2030, 140 Gw/h más de lo previsto hasta ahora.

Además, la compañía aumentará su investigación en el desarrollo de baterías de estado sólido, que tendrán menor peso y una mayor velocidad de recarga.

Dentro de esa estrategia de electrificación, el fabricante va a extender la tecnología de pila de combustible movida por hidrógeno.

En 2021 comenzó la producción de furgonetas medias a un ritmo de mil anuales, y para 2024 se alcanzarán una candencia de 10.000 anuales, incluyendo camionetas de gran tamaño, con las primeras entregas en EE.UU. un año después.

Uno de los ejes de rentabilidad de la compañía será el mayor uso de tecnología, tanto para reducir sus costes (esperan recortar en un 40 % para 2030 los gastos de distribución), como para incluirla en sus vehículos en asuntos como el infoentretenimiento o la conducción autónoma.

En este último apartado, prevé sacar al mercado en 2024 su primer vehículo autónomo de nivel 4, un proyecto en el que coopera con BMW y que no precisa la intervención del conductor.

Finalmente, Stellantis quiere aumentar su volumen de negocio fuera de sus mercados principales (Europa y Norteamérica), para que alcance el 28 % del total, lo que pasa por crecer en China, un gran mercado donde tiene una presencia pequeña aunque rentable gracias sobre todo a Jeep y Maserati.

Stellantis vende sus vehículos bajo quince marcas, entre ellas Peugeot, Citroën, Opel, Fiat, Chrysler y Jeep. Para Tavares, esa variedad es una ventaja: «Algunos dicen que tenemos demasiadas marcas. Nosotros decimos que tenemos una marca personalizada para cada necesidad del consumidor». EFE

Comentarios