Indígenas denuncian que deforestación en Chaco paraguayo pone en riesgo a nativos aislados

Asunción, 21 jun (EFE).- Organizaciones del pueblo indígena ayoreo denunciaron este viernes que el avance de la deforestación en una zona del departamento de Boquerón, en la región del Chaco paraguayo, puede poner en «riesgo inminente de genocidio» a los últimos grupos de nativos en aislamiento voluntario del país.

En un comunicado de prensa, seis comunidades cercanas a la ciudad de Filadelfia y otras cuatro de la comunidad nativa de Campo Loro, ubicadas a unos 490 kilómetros de Asunción, alertaron sobre un aumento de la presencia de indígenas no contactados del pueblo ayoreo, «a raíz del desarrollo de intensas actividades de deforestación».

Los nativos en aislamiento han sido vistos en las proximidades de la estancia Faro Moro, propiedad de la empresa británica Faro Moro Limited.

La abogada de las comunidades aborígenes, Marilina Marichal, denunció en declaraciones a EFE que la empresa paraguaya Hekopora S.A., arrendataria desde 2022 de la Estancia Faro Moro, empezó el año pasado actividades de deforestación, que se teme estén empujando a los ayoreos aislados a contactos forzosos con otras personas.

Las comunidades solicitaron al juzgado de Garantías de Filadelfia una acción de amparo junto a una medida cautelar el pasado 29 de mayo para detener el desmonte de ese lugar, pero la medida fue negada el 18 de junio.

Marichal indicó que también solicitaron que «notifiquen al Reino Unido» y a la firma Faro Moro Limited, cuya sede legal se ubica en la Isla de Man, una dependencia autónoma de la Corona británica.

La jurista aseguró que en las 40.000 hectáreas de la Estancia Faro Moro siempre estuvieron los aislados, por lo que las empresas serían «ocupantes de su territorio ancestral».

Por su parte, el líder del pueblo ayoreo ebetogue, Guei Basui, señaló a EFE que integrantes de las comunidades Jesudi, 15 de septiembre, 2 de enero, 10 de febrero, Ijnapui y Jogasui, que viven en las inmediaciones del área deforestada, han advertido sobre la posible presencia de nativos en aislamiento.

Varios de sus habitantes reportaron haber encontrado pisadas o relatan que escucharon sus cantos en la selva y que incluso se cruzaron con un hombre adulto junto a un niño, afirmó Basui.

A juicio del líder indígena, los ayoreos en aislamiento «están muy asustados» por el avance de la maquinaria.

En ese sentido, alertó sobre el riesgo que supone para los indígenas aislados el contacto con otras personas.

«Si de repente un aislado tiene un contacto con una persona blanca o civilizada pueden contagiarse de una enfermedad y para ellos sería tan grave, porque ellos no tiene protecciones, ni vacunas», alertó. EFE

Comentarios