EEUU desafía dominio de China en manufacturas y para 2018 tendría menores costos de producción – Revista PLUS

EEUU desafía dominio de China en manufacturas y para 2018 tendría menores costos de producción

La fuerte caída en los precios del gas natural, la mayor productividad laboral y el alza estable de los salarios han impulsado el repunte de la primera economía del mundo.

La vieja idea de que Asia posee los lugares más competitivos para la manufactura parece estar quedando obsoleta. Un nuevo estudio elaborado por The Boston Consulting Group reveló que algunos países occidentales, entre ellos Estados Unidos y México, están reduciendo las brechas con aquellas zonas del mundo caracterizadas por tener hasta hace poco menores costos de producción.

El Índice Costo-Competitividad, que monitorea los cambios durante la última década en esta área en las 25 mayores economías exportadoras que representan cerca de 90% de los envíos globales de bienes manufacturados, identificó cuatro patrones de cambios en este sector.

El primero es que cinco economías que tradicionalmente son consideradas como bases de bajo costo para la manufactura –Brasil, China, Polonia, República Checa y Rusia– están bajo presión, ya que sus ventajas se han debilitado significativamente desde 2004. Un ejemplo: los costos en gran parte de Europa del Este están prácticamente a la par con Estados Unidos.

En el caso de Moscú y Beijing, esta situación se ha producido por las alzas en los salarios y el brusco aumento en los costos energéticos.

Probablemente el cambio más dramático se ha visto en la principal economía latinoamericana, que registró descensos en todas las dimensiones analizadas. En la última década, los sueldos en Brasil se más que duplicaron y la productividad se expandió sólo 3%, convirtiendo al país en el menos productivo de los 25 mayores exportadores.

A esto se suma la apreciación de 20% del real frente al dólar y la subida de 60% y más de 300% en los costos del gas natural y de la electricidad industrial, respectivamente. De esta manera, la nación sudamericana se ubica, junto con Francia, como la tercera peor en términos de costos.

Perspectiva anticuada

foto_0000000220140427133535
“Muchas compañías están tomando decisiones de inversión en manufactura sobre la base de una visión de mundo de décadas de antigüedad que está sumamente pasada de moda”, escribió Harold L. Sirkin, socio senior de BCG y coautor del informe. “Ellas aún ven a América del Norte y a Europa occidental como alto costo y a América Latina, Europa oriental, y gran parte de Asia –especialmente China– como bajo costo. En realidad, ahora existen países de altos y bajos costos en casi todas las regiones del mundo”, sostuvo. En este sentido, la competitividad ya no está concentrada en una zona o país.

De hecho, otra de las tendencias descritas en el estudio es que Estados Unidos y México se están perfilando como “estrellas en ascenso” gracias a que sus estructuras de costos han mejorado significativamente.

Entre las razones clave de este fenómeno están un crecimiento más moderado de los sueldos, las sostenidas ganancias en productividad, los tipos de cambio estables y una gran ventaja de costos energéticos impulsada por un descenso de 50% en los precios del gas natural desde que en 2005 comenzó la revolución del gas shale en Estados Unidos.

Mientras el costo del gas natural en los 25 países examinados se disparó en promedio 98% en los últimos diez años, los precios en los dos países del norte disminuyeron al menos 25%.

Esto ha permitido que los costos en la primera economía sean entre 10% y 25% menores a los de los diez exportadores líderes sin contar China. En tanto, la ventaja del gigante asiático sobre la potencia occidental se ha reducido a menos de 5%. BCG proyecta que, de mantenerse la tendencia, Estados Unidos superará a China en 2018.

Por su parte, México puede jactarse de que en promedio es más barato producir bienes en su territorio que en China. Sin embargo, el país no fue incluido entre los diez primeros por factores como el crimen y la corrupción.

Europa se queda atrás
Una tercera conclusión que se desprende del análisis es que varias naciones –principalmente en Europa occidental– que hace diez años ya eran caras para la manufactura están perdiendo aún más terreno. Comparado con lo sucedido al otro lado del Atlántico, los costos en Bélgica subieron 6%; en Suecia, 7%; en Francia, 9%; y en Suiza e Italia, 10%. BCG detalló que las razones detrás de esto son los mayores precios de la energía y el bajo crecimiento –o incluso declive– de la productividad.

Un cuarto punto que se extrae del reporte es que una serie de países lograron mantener sus costos constantes frente a los de Estados Unidos entre 2004 y 2014 y su competitividad repuntó considerablemente dentro de sus regiones. La depreciación de sus monedas, junto con el aumento en la productividad que ha contrarrestado ampliamente los incrementos salariales, ayudó a India e Indonesia a mantener los costos bajo control.

La mayor productividad también ha alentado la competitividad de Holanda y del Reino Unido. De hecho, el territorio británico es la ubicación más barata para la manufactura en Europa occidental, según BCG.

Michael Zinser, socio de la consultora, aseveró que “si bien los costos laborales y energéticos no son los únicos factores que influencian las decisiones corporativas sobre dónde ubicar la manufactura, estos dramáticos cambios representan un giro significativo en la economía de la manufactura global”.

Por: Constanza Morales Huidobro

Fuente: Diario Financiero

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.