Default argentino afectaría la inversión en emergentes – Revista PLUS

Default argentino afectaría la inversión en emergentes

Una pérdida de interés en la Región por parte de los inversionistas internacionales sería la primera consecuencia en caso de que Argentina cayera en default o cesación de pagos.

En ello coinciden analistas y comisionistas que revisaron la situación en el vecino país y advirtieron que la decisión del Gobierno argentino de no renegociar con todos los fondos llevaría a una mayor incertidumbre.

El analista internacional de Credicorp Capital, Juan Camilo Rojas, recordó que con la depreciación del peso argentino los inversionistas extranjeros empezaron a ver a todos los emergentes bajo una misma cortina de inseguridad.

“Hubo un efecto de contagio que implicó desvalorización de activos de renta fija y variable”, argumenta Rojas. En ese sentido los más perjudicados serían Brasil por su cercanía geográfica y comercial con Argentina, y Venezuela que tiene parte de la deuda.

El analista de Profesionales de Bolsa, Santiago Álvarez, explicó que un default principalmente cambia la percepción que se tiene de un país en el exterior. “Habría una salida de capitales”. En cuanto a los otros países dice no habría repercusiones financieras más allá de las que caerían sobre los tenedores de estos bonos.

Sin embargo, según el gerente de investigaciones de Alianza Valores, Felipe Campos, el mercado de inversionistas al interior del país tiene otra perspectiva: “en Argentina siguen pensando que no hay problema, el mercado está muy confiado de que no va a haber un default”.

Las interpretaciones que se han hecho es que al final se va a llegar a un arreglo con la jurisprudencia estadounidense que no incluye pagarle a todos por falta de liquidez, “esa pareciera ser la estrategia para liberarse de las obligaciones y la gente compró esa idea”, dice.

Con respecto a hasta dónde llegue la situación, Álvarez espera que se negocie nuevamente y se pague a todos “porque tienen con qué”. También cuestionó que el Gobierno alegue que de hacerlo quedarían con un nivel muy bajo de reservas internacionales.

Pero Rojas insiste en que el uso de estos recursos fue lo que llevó a la economía a una depreciación. “Las reservas son un seguro para el sistema financiero, el problema es que cuando este activo se desgasta si surge otro problema ya no se cuenta con ellas”, explica el experto.

Los analistas coinciden en que es muy probable que se entre en default pues hasta el momento solo se han propuesto soluciones temporales.

El desconocimiento de las deudas de Argentina con los inversionistas da una señal de que el Gobierno no es muy “amigable” con los capitales extranjeros en un país donde la movilidad de estos dineros es de por sí restringida. Las consecuencias de esta decisión implican un cambio en la calificación de los activos.

El pasado 16 de junio cuando la Corte de Nueva York rechazó la apelación de Argentina respecto al pronunciamiento del juez Thomas Griesa (quien ratificó que el Estado estaba en la obligación de pagar 100% de la deuda), la bolsa cayó en un solo día 10% pero ahora se está recuperando y siguen subiendo. Sin embargo, de darse un default los valores caerían hasta 20%.

Con honor a su nombre
La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, popularizó esta metáfora a raíz de las diferencias con los holdouts tras no lograr reestructurar la deuda nacional en 2001. La mandataria dijo que sus cobros eran una “extorsión” y los describió como “depredadores sociales”.

Los llamados fondos buitres son capitales de inversión libre que usualmente se invierten en la deuda pública de una entidad cercana a la quiebra. Pero el analista de Alianza Valores los defiende argumentando que dichos fondos ofrecieron liquidez al Gobierno en un momento de crisis y dice que ahora solo le están pasando la factura a Argentina.

¿Por qué el Gobierno dice no poder pagar?
En 2001, cuando se declaró el cese del pago de la deuda externa, se gestó un modelo para reestructurar estas cuentas que se lanzó en 2005. Argentina logró negociar 93% de la deuda (US$100.000 millones), con un descuento cercano a 67%, con el fin de recibir parte del dinero. El porcentaje restante se negó a entrar en los canjes y de ese grupo algunas firmas demandaron al gobierno ante la Justicia estadounidense. El temor de Argentina es que si les paga sus bonos a estos demandantes, el resto de los holdouts exigirá lo mismo.

Las Opiniones

Juan Camilo Rojas
Analista internacional de Credicorp Capital

“Durante la depreciación del peso argentino se vio un efecto de contagio, los inversionistas extranjeros vieron a todos los emergentes igual de inseguros; eso se puede repetir”.

Felipe Campos
Gerente de investigaciones de Alianza Valores

“En Argentina siguen pensando que no hay problema con esta situación, el mercado está muy confiado de que no va a haber un default por el tema de los fondos buitre”.

Fuente: La República

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.