¡Todos por Ezequiel! – Revista PLUS

¡Todos por Ezequiel!

Me diagnosticaron Síndrome de Patau desde antes de nacer, no me daban muchas esperanzas de vida y con amor y la ayuda de Dios he llegado a los 10 meses. Pero me gustaría seguir viviendo y cumplir mi primer año de vida rodeado del mismo amor que me sostiene hasta ahora.

Actualmente los padres de Ezequiel afrontan inmensos gastos. Todo tipo de ayuda es bienvenida! Pero si podes ayudar con un aporte económico esto permitirá que Alicia y Mateo usen tu aporte para El.

¿Cómo podemos ayudar a Ezequiel?

• Haciendo un giro Tigo a Alicia Fernández Galeano al 0981971648

• Depósito en la cuenta corriente numero 8800 2850 231 del Banco Regional a nombre de Alicia Fernández Galeano.

• Depósito en caja de ahorro Banco Itau 721713212 a nombre de Alicia Fernández Galeano.

Te pedimos que uses el número de Alicia exclusivamente para hacer giros de dinero. Si quieres contactar con ella, la mejor manera es que estés atento al grupo o a las publicaciones que hace Alicia en sus redes sociales.

Este jueves 19 de setiembre Pirata bar abre sus puertas para ayudar a Ezequiel. También esa noche aportarán su grano de arena La de Roberto, BritRanchera, The Kilks, Black Manzana, Pat & The Jurassic Band, Abuela DJ y La Pimentada con sus mejores temas en vivo. Las entradas cuestan Gs.40.000 y todo lo recaudado es para Eze y su familia

Entrevista a Ali Fernández. UNA MAMÁ SIN IGUAL.

La llegada a la familia de un hijo deseado en la mayoría de los casos es una fuente de satisfacción, sin comparación. Sin embargo el nacimiento de un hijo “especial” rompe con todos los “esquemas”, dando lugar al nacimiento no solo de un bebé especial, sino a una mamá sin igual.

Desde Mamá Elefante queremos conocer a las mamás maravillas, esas heroínas anónimas que quizás no logramos apreciar en nuestro día a día, pero que con sus experiencias nos enseñan que son eso: Unas mamás únicas en todo sentido.

Hoy queremos contar al mundo, la historia de Alicia, o Ali como cariñosamente la llamamos, una mami que no conoce de límites en cuanto a amar a sus hijos se refiere.

Alicia y Mateo, una joven pareja que decidieron unir sus vidas y luego dar a luz a la primera de sus dos hijos, la princesa Paula, quien con sus 2 añitos es sinónimo de entereza y amor infinito, sin lugar a dudas herencia de sus padres.

Cuando Paula cumplió 12 meses de vida, decidieron ir en busca del segundo hijo, quien prontito se hizo sentir en la panza de mamá. Luego, y como es de rigor, las ecografías rutinarias mes tras mes, mostraban que algo no andaba bien. Pasaron semanas y luego de efectuar la conocida Ecografía morfológica, los médicos recomendaron que se efectuara la Amniocentesis, un estudio en el cual es extraído una muestra de liquido amniótico para estudiar los genes del feto, como ese estudio no se efectúa aquí en nuestro país, papa y mamá viajaron a la ciudad brasilera de Sao Paulo, donde estuvieron 15 días aguardando los resultados. Luego, una noticia poco esperada, Ezequiel (Como decidieron llamarlo) sufría de un extraño síndrome, denominado Trisonomía 13, “El síndrome de Patau como también se lo conoce se produce en el momento de la división cromosómica, cuando en vez de haber 46 cromosomas, divididos en pares de 23, hay 47. Siendo el cromosoma 13 el que recibe una copia “extra”, es decir en vez de tener 2 copias, tiene 3, por eso se lo llama también Trisonomía 13”. Nos comenta la valiente madre.

En ese momento fue Imposible explicar lo que sintieron. Pero el amor se transformó en fortaleza. “Este síndrome se define como incompatible con la vida”, Continua diciendo Alicia, debido a que afecta todas las células del cuerpo y no tiene cura, por tal motivo el médico que les dio la noticia, le da alternativa a Ali para interrumpir el embarazo, debido a las posibles complicaciones que esto traería para la vida de la madre y del niño. Mientras que nuestra mamá heroína y nuestro papá superhéroe decidieron proteger la vida de su pequeño con todo el amor que sentían por el. “Nuestro mundo se vino abajo, pero en ningún momento dudamos que lo único que queríamos era estar con nuestro hijito. El tiempo que viva queremos darle nuestro amor.” Relata firme nuestra super mamá.

Luego, el mejor día llegó. Alicia dió a luz a Ezequiel. Hermoso como solo el podría ser, como siempre lo soñaron, único y especial. “Cuando nació fue un milagro por que oímos su llanto. Que fue intenso. Era el llanto de un bebé normal”. Toda la angustia y el dolor que han pasado durante el embarazo se transformaron en mucho amor y esperanza. Tanto mamá, como papá no podían creer en el milagro al que acaban de ver nacer.

Estos héroes anónimos hacían todo al pie de la letra para poder y saber por dónde empezar para que el pequeño Ezequiel se ponga bien para ir a casita, donde la espera ansiosa su hermanita Paula. Mientras tanto les permiten verse unas horas por día. Y cada vez que llega ese momento no les importa nada, solo disfrutar. El dolor de verlo en esa situación con el pasar de los días es más grande sin embargo esta familia tiene una fortaleza admirable. Que solo ellos podrían demostrar. “Nunca perdimos la fé, siempre, hasta hoy, siete meses después, aun estando en terapia intensiva, estamos abiertos a un milagro en su vida…en nuestras vidas”

Mamá no se rindió nunca. Hasta hoy día Alicia a diario, se extrae de manera manual el oro liquido (Leche materna) para poder brindar al campeón Ezequiel lo mejor que puede. Sin importar los horarios. Rompiendo todo tipo de paradigmas, ya que el pequeño no tiene desarrollada la capacidad de succión. Demostrando que su cuerpo que fue capaz de crear semejante ángel terrenal también es capaz de alimentarlo. Sin duda alguna un milagro de vida como relata la joven madre, debido a que a “Eze” rompe todo los pronósticos médicos, ya que en todo este tiempo superó todas las expectativas, resistió infecciones, fue sometido a tres operaciones de las que salió exitoso y tan pequeño sigue luchando por su vida a la cual le daban solo menos de 30 días.

Hoy día nuestra súper mamá aprendió lo que es superar todas las dificultades dia tras dia pero también aprendió lo que es amor incondicional y otras cosas más que la querida Alicia, nos relató en esta hermosa charla que finalizó con este hermoso mensaje: «Insto a todas las madres de niños especiales, que no tengan dudas sobre permitir la vida a sus pequeños, a continuar con el embarazo, puesto que nada ni nadie puede llenar ese espacio de amor sagrado que el hijo te da, sea el tiempo que sea, estos niños nos enseñan que cada minuto vale tanto como para amar con todo el corazón. Dios elije padres especiales, para niños especiales y porque no permitirles a ellos dejarnos ese legado de amor único e inigualable. ¡Ellos te cambian la vida, para siempre!

Comentarios