Las divisas se podrían mantener estables los últimos meses del año – Revista PLUS

Las divisas se podrían mantener estables los últimos meses del año

Santiago Zavattiero
szavattiero@5dias.com.py

En el país uno está acos­tumbrado a ver 3 tipos de divisas extranjeras princi­palmente: dólar, peso ar­gentino y real brasileño. La primera de éstas es la más tenida en cuenta por la so­ciedad y las empresas.

Este año la cotización de la moneda norteamericana comparando con el guaraní ha ido fluctuando bastante, arrancó el año con un valor de G. 4.272 por dólar, entre el mes de febrero y marzo la moneda nacional (G.) se apreció con respecto a la americana, llegando a un valor en torno a los G. 3.900 (siempre teniendo en cuenta cambio por US$ 1).

Desde la mitad de marzo se ha visto como se depre­ciaba el guaraní, es decir el dólar empezaba una esca­lada hasta ubicarse en los niveles normales, que es donde se ubica hoy, a una cotización de G. 4.437.

Es importante destacar que una variación brusca de las divisas puede afectar a varios sectores, como las empresas, otro caso puede ser que si se aprecia dema­siado el dólar complica a los importadores y beneficia a los exportadores, en cambio, si se deprecia el dólar, la si­tuación es inversa.
Por lo que siempre es con­veniente mantener una co­tización estable a través del tiempo, aquí es donde em­pieza a intervenir el Banco Central del Paraguay, ya que este vende dólares a los ban­cos los días martes y jueves, por ejemplo en la venta de la semana, inyectó US$ 6,5 millones, buscando que no se den cambios estrepitosos en las cotizaciones.

“Complementa r ia mente se seguirá con un régimen cambiario flexible y más coherente para el rango meta de inflación. En la nueva coyuntura será fundamental que se siga manteniendo esta flexi­bilidad que es un amorti­guador de probada efica­cia a choques externos, al mismo tiempo, la au­toridad monetaria tendrá la opción de intervenir en el mercado cambiario en circunstancias de incerti­dumbre de fuerte volati­lidad del tipo de cambio ya que esto puede tener efectos perniciosos sobre la economía”, fueron las palabras de Carlos Fer­nández Valdovinos, presi­dente de la banca matriz, al momento de asumir.

Aunque se ha tenido un año cambiario con varias fluctuaciones, los especia­listas prevén que por lo menos en los dos últimos meses del año y comien­zos del año entrante, ya no se observarán grandes giros cambiarios.

Esto ha sido afirmado por las instituciones pú­blicas como el Ministerio de Hacienda, que en el PGN marcaron la divisa en 4.356 para este año y para el 2014 en unos 4.488, siempre teniendo en cuenta G./US$.

Según la cotización del BCP, el dólar se mantiene hace más de tres meses en el rango de los G. 4.400 y 4.500 por cada dólar, esta tendencia se podría man­tener un tiempo más, dan­do así la previsibilidad que tanto piden los comercian­tes. Igual hay que tener en cuenta que podría darse una situación contraria si existe un gran cambio a nivel mundial o nacional.

Como se ha destacado en varios artículos, los con­tinuos vaivenes políticos y económicos de EEUU, como el cierre fiscal de 16 días y la inyección de capitales que realiza la FED por un valor de US$ 85.000 millones -que po­dría empezar a reducirse paulatinamente- no causa­ría efecto en las cotizacio­nes.

Ya que los especialistas de mercado ven que el valor del dólar, hoy en día, ya incluye un posible reti­ro de los estímulos.

Cesar Paredes mencionó que “ya hubo una reacción de los mercados, no obs­tante, los efectos finales recién van a darse cuando efectivamente se quiten los estímulos. Además, el contexto regional también influye bastante, depen­demos mucho de lo que pase en Brasil y Argenti­na. Sin embargo, fuera de todo eso, el Banco Central hoy tiene reservas para fi­jar el tipo de cambio en el nivel que desee, por lo que ellos pueden cumplir sus proyecciones en el corto plazo si así lo desean”.

El economista Chris­tian Borja mencionó que “el dólar se estabilizará cuando nuestra frontera deje de ser permeable al contrabando que viene de Argentina, hasta tan­to, mientras seamos arco libre, estamos supedita­dos a las intervenciones puntuales del BCP , quien realiza hasta la fecha una buena tarea en ese senti­do”.

Diego Duarte, presidente de Solventa calificadora de riesgo resaltó que “consi­dero que la actual cotiza­ción del dólar con respecto al guaraní en torno a los G. 4.400/4.500 es un nuevo punto de flotación de corto y mediano plazo a partir del cual podríamos tener oscilaciones para arriba o para debajo de aproximadamen­te 200 puntos, conforme a situaciones coyunturales de oferta y demanda de la divisa norteamericana en nuestra economía princi­palmente”.

REAL
El dólar/guaraní se man­tiene estable, pero la coti­zación del real/guaraní ha tenido una fuerte variación, hemos pasado de un guara­ní muy apreciado contra el real a un nivel más acorde con nuestra realidad, de 1.800 a 2.000 siendo este último un precio más ajus­tado a la relación de inter­cambio entre los dos países en los momentos actuales.

El dólar/guaraní se man­tiene en la línea de los 4.440/60 y, sin embargo, el dólar ha bajado fuertemen­te contra el real hasta los niveles de 2.25, después de que el Gobierno brasileño diera a conocer sus planes de estabilización del tipo de cambio con intervenciones máxima hasta fin de año si fuera necesario.

Por lo que se puede pre­ver un cierto aumento de la cotización del real con respecto al guaraní, más aún teniendo en cuenta los eventos de trascendencia mundial que va a poseer el país vecino en cuestión de meses.

PESO 
La situación política y económica de Argentina es bastante sensible hoy en día, ya que poseen una moneda en constante de­preciación que busca for­talecer las exportaciones intentando ayudar a la ba­lanza comercial.

Actualmente posee una inflación en torno al 20 o 30%, posee un atraso en la depreciación hacia los pre­cios, ya que posee una alta inflación, este atraso del ajuste de tipo de cambio a los precios lleva a que, por un tiempo, siempre haya una mayor competitividad de sus productos con res­pecto a los de Paraguay.

Como conclusión, hace falta resaltar que con una mayor depreciación del tipo de cambio no se corre­ría el riesgo de un aumento del contrabando, ya que el nivel de éste se encuentra contrarrestado por la alta inflación (aún no llega a ser hiperinflación).

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.