El desastre de Marussia, el rival ruso de Ferrari – Revista PLUS

El desastre de Marussia, el rival ruso de Ferrari

Hace una semana, el gran circo del motor temió perder una escudería por el camino, tan sólo 30 días después del comienzo de la temporada, marcada por una revolución técnica en los monoplazas y la posible salida de Bernie Ecclestone de la Fórmula 1.

“Marussia quiebra”. Éstos fueron los titulares de periódicos y revistas especializadas. Pero sólo se trató de un susto, al menos desde el punto de vista deportivo. La escudería de Fórmula 1 seguirá en las pistas, pero su antigua matriz, un pequeño fabricante ruso de superdeportivos que pretendía competir con Ferrari y Lamborghini, ya forma parte de la historia. La compañía ha entrado en quiebra al no poder hacer frente a sus pagos.
Unión.

Así, mientras un portavoz de la escudería aseguraba que “no hay ninguna unión entre las dos compañías”, ni desde el punto de vista técnico, ni económico, en unas instalaciones situadas en las afueras de Moscú, los operarios de su antigua matriz hacían las maletas para trasladarse a empresas públicas rusas.

El proyecto inicial de la firma era de lo más ambicioso. La compañía, que nació de la mano de tres hombres de negocios ligados al mundo automovilístico, Nikolai Fomenko, Efim Ostrovsky y Andrei Cheglakov, lanzó dos modelos, el B1 y el B2, cuya misión era competir con los superdeportivos de las filiales de Fiat Chrysler y de Volkswagen. La idea de lanzar una escudería era coherente con este propósito. Pero los promotores de la firma fueron incluso más allá.

El proyecto llamó la atención del Kremlin, cuya idea era que la marca lanzara una serie de automóviles de lujo, capaces de competir con los modelos de Audi, BMW y Mercedes en dotación a los altos cargos del Gobierno de Moscú. Según El Mundo, la firma también desarrolló un todoterreno de alta gama, destinado a ser fabricado por Valmet en Finlandia.

Pero ni la ambición de los fundadores, ni la fama mundial que la presencia de la empresa en la F1 proporcionó a su marca, y tampoco el apoyo del Kremlin, han podido con un mercado poco convencido del potencial de la compañía, que quedará en los anales de la historia del automóvil como uno de los muchos intentos fallidos en el sector.

Fuente: Expansion

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.