«Porsche es parte de Le Mans y Le Mans es parte de Porsche» – Revista PLUS

«Porsche es parte de Le Mans y Le Mans es parte de Porsche»

Stuttgart. Este domingo todos los autos inscritos para la edición número 82 de las legendaria 24 horas de Le Mans estarán realizando pruebas en el famoso circuito de la Sarthe. Será la última práctica antes de la carrera de resistencia más famosa del mundo. Los vehículos Porsche están acostumbrados a salir desde la pole position y a ganar. Durante 63 años y el fabricante alemán de autos deportivos tiene el récord de 16 victorias generales y 103 victorias en su clase. La victoria más reciente en su clase fue la del año pasado, cuando hizo el 1-2 con dos 911 RSR en la categoría GTE Pro. La última victoria general fue hace 16 años, ya que Porsche dejó de competir en la categoría LMP1 en 1998.

Con el innovador Porsche 919 Hybrid, la casa de Stuttgart regresa a la máxima categoría este año, en el que rigen las nuevas normas de eficiencia de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), que limitan el consumo energético por vuelta Por otro lado, el equipo GT tratará de retener su título del año anterior y, por qué no, copar todo el podio. Una enorme tarea para la marca.

Adicionalmente, hay seis equipos privados de Porsche que también competirán. El piloto y dueño del equipo más conocido es Patrick Dempsey, corredor de autos y actor estadounidense.

Como miembro del Consejo Ejecutivo de Investigación y Desarrollo de Porsche AG, Wolfgang Hatz es responsable de la participación de Porsche en Le Mans.

Sr. Hatz, ¿cuándo y por qué Porsche decidió regresar a la máxima categoría del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC), que incluye las 24 Horas de) Le Mans?

Wolfgang Hatz: «Fue en 2011. Estábamos, y aún estamos, posicionados en la categoría GT, pero pensamos que era hora de que la marca regrese al nivel elite. Es fácil entender cuáles son las opciones en este caso. Está la Fórmula 1 y está el WEC con Le Mans. El criterio esencial para la decisión fue el deseo de afrontar este proyecto desde la misma compañía Porsche para que pudiéramos desarrollar nuevos conocimientos y que éstos permanecieran al interior de nuestra organización. El Campeonato Mundial de Resistencia, que incluye Le Mans, es lo que más nos conviene: es un campeonato realmente para equipos. Esto es verdad especialmente para los equipos de pilotos. Por supuesto que antes de todo teníamos que crear la infraestructura adecuada: nuevos edificios y un equipo de 230 personas, de los cuales la mitad son ingenieros».

¿La conexión histórica con Le Mans también tuvo que ver?

Wolfgang Hatz: «Porsche es parte de Le Mans y Le Mans es parte de Porsche. Son el uno para el otro. No obstante, nadie hace este tipo de inversión por nostalgia, sino que tiene que pensar en recoger los frutos en el futuro. Que yo recuerde, nunca hubo una norma que les diera tanta libertad a los ingenieros y exigiera tanta innovación. La obligación de producir un híbrido y la fórmula de eficiencia representan cambios revolucionarios. Estoy orgulloso de que nuestros ingenieros hayan llegado más lejos que nadie. En definitiva, los clientes de Porsche se beneficiarán gracias a esto».

¿Puede explicar esto en términos más sencillos?

Wolfgang Hatz: «Nuestro motor de combustión es el más refinado y el más eficiente que Porsche haya desarrollado. Este motor turbo compacto de dos litros y cuatro cilindros con inyección directa de combustible de más de 500 caballos de potencia impulsa el eje trasero. Es el motor más pequeño y con menos cilindrada de todos los que compiten en la máxima categoría del WEC. Nuestros ingenieros también combinaron con este motor un sistema completamente novedoso de recuperación de energía basado en los gases del tubo de escape. La energía recuperada de los gases del tubo de escape es almacenada en una batería, en lugar de desperdiciarse. De igual manera, en la misma batería, almacenamos la energía que generamos al frenar en el eje delantero, Cuando el conductor requiere la energía de esta reserva almacenada en las celdas de la batería, de última tecnología, varios cientos de caballos impulsan el eje delantero. En esta fase, el piloto tiene una potente tracción total a su disposición. Nuestro auto es el único en la línea de salida que recupera energía –que de otra manera se desperdiciaría– no solo al frenar sino al acelerar. Esto representa un inmenso potencial para los autos deportivos de serie del futuro».

¿Las normas de eficiencia no van en detrimento del automovilismo deportivo?

Wolfgang Hatz: «De ninguna manera. Las dos primeras carreras del WEC, en Silverstone y Spa-Francorchamps, lo han demostrado. Los prototipos tienen muchísima energía disponible, no importa si proviene del motor interno de combustión o del motor eléctrico. Tienen que usar toda la energía en cada vuelta; de lo contrario es un desperdicio. No hay que escatimar en nada aquí. Estas carreras de resistencia se corren a lo largo de distancias increíbles».

El Campeonato Mundial de Resistencia consta de ocho carreras, pero todos los ojos están puestos en Le Mans. ¿Qué considerarían ustedes que sería un éxito para Porsche?

Wolfgang Hatz: «Sería fenomenal si el equipo GT retiene el título del año anterior. Sin embargo, será más difícil porque tuvimos que aumentar el peso de nuestros autos para cumplir con las nuevas reglas. El Porsche Team Manthey, liderado por Hartmut Kristen, tiene amplia experiencia, lo que puede significar la diferencia decisiva en Le Mans. La situación es completamente diferente en el caso del equipo Porsche de la categoría LMP1, liderado por Fritz Enzinger: no tenemos ninguna experiencia allí. El 2014 es un año de aprendizaje. Si no admitiésemos eso, sería equivocarnos en Le Mans. Con la primera posición en la parrilla de salida y la mejor vuelta en carrera en Spa-Francorchamps, el Porsche 919 Hybrid demostró claramente que cuenta con la velocidad necesaria para ser muy competitivo. Sin embargo, el 919 Hybrid aún no ha cubierto la distancia total de Le Mans en situación de carrera. En este sentido, sería un éxito si uno de nuestros prototipos LMP1 alcanzara la línea de meta. Ser exitosos en ambas categorías sería fabuloso».

En Silverstone, bajo la copiosa lluvia, lo vimos aplaudir emocionado por el podio alcanzado en la máxima categoría ¿No es esa la gran exigencia que Porsche se impone a sí mismo?

Wolfgang Hatz: «Ese fue un momento de gran alegría. Pero no pierdo de vista la realidad. En Silverstone, no alcanzábamos el nivel deseado. También nos beneficiamos de los problemas de los competidores. Pero completamos la primera carrera de seis horas con este auto sumamente complejo y con un equipo que no había competido en un circuito. Todos los factores, especialmente en las desastrosas condiciones climáticas, se conjugaron muy bien para el debut. Y todos trabajaron muy arduamente para ello. Los pilotos demostraron enormes cualidades y gran disciplina. El podio fue una gran experiencia para todos nosotros. Y logramos el 1-2 en la clase GT. La imagen que vimos el domingo en Inglaterra fue fabulosa».

¿Desde dónde verá las 24 Horas de Le Mans?

Wolfgang Hatz: «Estaré trabajando, y no como espectador. Por cierto, paso la mayor parte de tiempo en boxes. Asisto a todas las carreras y he estado en las pistas en casi todas las pruebas. Dicho sea de paso, la mayor parte del tiempo estoy junto a Matthias Müller, Presidente del Consejo Ejecutivo, y así será también el 14 y 15 de junio, pase lo que pase».

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.