El Gobierno relanza pago de deuda en Buenos Aires a través de una empresa del Banco Nación – Revista PLUS

El Gobierno relanza pago de deuda en Buenos Aires a través de una empresa del Banco Nación

Lo hará a través de una empresa del Banco Nación. Romperán así el contrato con el Bank of New York, que no liberó los pagos. Depositarán pagos del canje también a holdouts.

La presidenta Cristina Fernández anunció anoche en cadena nacional el envío al Congreso un proyecto de ley para habilitar los pagos de la deuda externa bajo legislación extranjera en Buenos Aires y evitar así las restricciones impuestas por la justicia de Estados Unidos con su fallo a favor de los fondos buitre. También dispone la reapertura del canje de deuda rechazado por los holdouts y el depósito en una cuenta especial de los montos que les correspondería percibir a esos tenedores de bonos en default si aceptaran la reestructuración.

El proyecto de ley propone «el “pago soberano local de la deuda exterior de la República Argentina»” y lo declara de orden público. Sus puntos salientes son:

  • Autoriza al Ministerio de Economía a remover al Bank of New York (BONY) como agente fiduciario y designar en su lugar a Nación Fideicomisos, del Banco Nación. Se basa en “la pública y notoria incapacidad de actuar” del BONY, impedido de girar los u$s 539 millones que permanecen en cuentas de la entidad en el Banco Central. Pero también menciona “el derecho que asiste a los tenedores (de bonos) de designar un nuevo agente fiduciario que garantice el canal de cobro”.

  • Los fondos destinados a pagar los bonos del canje se depositarán en un fideicomiso del Banco Nación y los vencimientos se abonarán como está dispuesto en el prospecto de las reestructuraciones 2005 y 2010.

  • Sin embargo, el Ministerio de Economía podrá efectuar un canje voluntario de los bonos del canje por otros de legislación argentina, a solicitud de los bonistas que se consideren afectados. Básicamente, si los acreedores requieren un nuevo papel para cobrar en Buenos Aires, el Estado lo proporcionará, con las mismas condiciones que los bonos en cuestión.

  • Autoriza a Economía a reabrir por tercera vez el canje de deuda, luego de las ediciones 2005 y 2010, para que ingrese el 7,6% de los bonistas que no lo hicieron y que mantienen títulos declarados en default en 2001.

  • A los bonistas que no ingresaron al canje en sus dos ediciones se les depositará “la cantidad de fondos equivalentes a los que correspondería pagar por los servicios de los nuevos títulos públicos que en el futuro se emitan” en una cuenta especial de Nación Fideicomisos. Se hará la interpretación del pari passu que Argentina defiende, por la cual no puede ofrecerse más que el canje. Para la justicia de Estados Unidos, la cláusula de pari passu de los bonos en default en poder de los fondos buitre obliga al pago del 100% del reclamo. Según la Presidenta, el Gobierno ofrece a los holdouts una ganancia del 300% en lugar de la utilidad de 1.600% que habilita el fallo.

  • Todos estos pagos se computarán como Servicios de la Deudeuda Pública. En criollo, se incrementará la deuda pública al contemplar el pago a los holdouts.El proyecto pasa revista por los apoyos de países y organismos internacionales que recibió Argentina en este tiempo. Y rubrica duros términos contra la justicia de Estados Unidos y ratifica la demanda contra ese país en La Haya, con la que ayer insistieron el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el canciller, Héctor Timerman, aunque la administración de Barack Obama rechaza comparecer ante ese tribunal.

Según fuentes oficiales, el nuevo canje regirá a partir del próximo pago de deuda, el 30 de septiembre, correspondientes a los bonos Par. El dinero depositado en el BONY permanecerá en ese “limbo judicial” en el que está desde que el país giró los pagos, el 27 de junio. “Argentina ya pagó”, es el argumento que repiten los funcionarios.

La tercera es la vencida

El 26 de agosto de 2013, Cristina anunció por primera vez un canje voluntario de deuda para cambiar la jurisdicción de los títulos públicos, luego de una sentencia en contra de la Corte de Apelaciones. La idea era rechazada por el entonces ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y quedó de lado, por entender que obstaculizaba el proceso judicial que finalmente resultó adverso.

Cristina insistió con la propuesta en junio último cuando la Corte Suprema de Estados Unidos ratificó el fallo del juez Thomas Griesa. Otra vez, su implementación se pospuso mientras duraron las negociaciones con Griesa, NML Capital y los otros acreedores.

Según supo El Cronista, un prestigioso académico de París preparó hace tiempo una estrategia contra los holdouts que llegó a manos del secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. Proponía pagar en Buenos Aires o en terceros países con jurisprudencia “antibuitre”, como Francia o Alemania.

Queda saber si los bancos internacionales podrán facilitar el canje de Argentina o si serán perseguidos por nuevas órdenes judiciales de Griesa, que ya amenazó con declarar al país en desacato. También si los fondos de inversión aceptarán cambiar la jurisdicción de cobro, aunque el Banco Central autorizará sin mayor trámite la salida de los dólares desde el Nación hacia el exterior.

Fuente: El Cronista

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.