Inversión extranjera: sin novedad en el frente – Revista PLUS

Inversión extranjera: sin novedad en el frente

* Crédito columna: Fernando Masi, Cadep

De acuerdo con elúltimo informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), los flujos de inversión extranjera directa (IED) en la región latinoamericana se redujeron  9% en 2015.

En el caso del Paraguay la disminución fue de nada menos que 18%, segúndatos de la misma fuenteelaborados con base en cifras oficiales y estimaciones propias.

Las estadísticas oficiales de IED del Paraguay han tenido y siguen teniendo muchas limitaciones, tanto por ser incompletas como por ser difíciles de interpretar en todas sus dimensiones. Desde el CADEP hemos hecho notar este problema en varias ocasiones.

Otro inconvenientees el tiempo exageradamente largo que se toman los técnicos de la Gerencia de Estudios Económicos del Banco Central del Paraguay para divulgar las cifras de la IED. Ya pasaron ahora ocho meses del año 2016 y todavía no se cuentan con los números de la IED del año 2015. ¿Serán las cifras oficiales coincidentes con lasque nos muestra la CEPAL?

Si los datos oficiales de 2015 de la IED paraguaya coincidieran con la tendencia mostrada por la CEPAL, se debería entonces analizar cuálesson los sectores que presentaron menor dinamismo. Las cifras disponibles en la actualidad solo llegan hasta finales del 2014, pero pueden ser suficientes para comprender el comportamiento de la IED en el Paraguay.

El último boom de la IED en el Paraguay se inició en 2010, con un flujo neto de alrededor US$ 300 millones que aumentó luego a US$ 651 millones en 2011 y a US$ 713 millones en 2012.

Como todo año de transición política, el 2013 no ha sido bueno para la IED en Paraguay: solo se registró un flujo neto de US$73 millones. Pero la recuperación fue rápida y la IED repuntó a US$ 423 millones en 2014[1].

La mayor concentración de IED tiene lugar en el sector terciario o de servicios que absorbe el 66% del saldo de este tipo de inversión desde 2003 hasta 2014. El sector secundario o industrial acumula el 28% de los saldos de la IED y el resto corresponde al sector primario[2].

Dentro del sector terciario, la rama que acumula mayor saldo es la intermediación financiera, seguida por el comercio, las comunicaciones y el transporte, en ese orden de importancia. En el caso de las industrias, la mayor acumulación de IED se encuentra en la elaboración de aceites, seguida por los sectores de productos químicos, de ‘bebidas y de tabacos’ y frigoríficos, en el mismo orden decreciente. La suma de estos rubros constituye el 88% de los saldos de la IED hasta fines de 2014.  

SALDOS DE IED POR RUBROS PRINCIPALESmic

 

Si ahora observamos el comportamiento de los flujos de IED de estos rubros principales en los últimos cinco años, podemos apreciar algunas tendencias que podrían explicar la reducción del total de flujos en 2015.

La actividad económica más importante en términos de flujos de IED es la intermediación financiera, que muestra una tendencia ascendente en el período mencionado. No ocurre lo mismo con el comercio, las comunicaciones y el transporte, cuyos flujos de IED muestran bajas pronunciadas o estancamientos, principalmente en los últimos años.

 

mic-2

 

En el sector industrial, el rubro de aceites vegetales (de mayor peso) muestra una tendencia bastante volátil de flujos de IED, mientras que los otros rubros importantes como ‘químicos y plásticos’ y ‘bebidas y tabacos’ experimentan estancamientos y caídas en los últimos años.

mic-3

Teniendo en cuenta el peso relativo de cada uno de los rubros, una posible explicación de la reducción de los flujos de IED en 2015 estaría en la declinación del sector de servicios y, dentro de éste,en la disminución de los flujos netos del comercio, las comunicaciones y el transporte, cuya participación en el saldo acumulado de la IED totalizaba el 40% en 2014.

De acuerdo con el informe de la CEPAL, la principal razón de la caída de los flujos de IED en América Latina en 2015 tiene relación con una menor actividad de los commodities agrícolas y minerales. En el caso del Paraguay, es probable que esa menor actividad en 2015 se pueda extender a los mencionados rubros de servicios, que actuarían como cadenas de transmisión de la menor actividad de nuestra producción y del valor de los commodities agrícolas.

 

Sin embargo, también es posible que, por ejemplo, la drástica reducción de flujos de IED en el comercio obedezca a causas diferentes.Una respuesta más completa solo se obtendrá cuando salgan a luz las estadísticas oficiales de la IED del año 2015. Mientras tanto, se continuará sin novedades en el frente.

Comentarios